e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

.

 

     
 

Cruzar el Canal de Panamá

 

Existen opiniones controvertidas sobre la dificultad que supone cruzar este famoso canal, pero posiblemente salvo que coincida una meteo desastrosa, el problema más importante es el del papeleo.

 

Para cruzar el canal es necesario realizar las formalidades de inmigración en Panamá y obtener un “Cruising Permit” para lo cual tampoco será necesario hacer un “master”. Las diferentes formalidades administrativas pueden ser obtenidas sin soltar propinas (como ocurre en Suez) y en un tiempo no excesivamente largo, aunque a veces debido al fuerte tráfico por el canal es necesario esperar 2 ó 3 semanas hasta que nos den paso para cruzarlo.

Viniendo desde el Caribe, lo normal es llegar desde San Blas a la desembocadura del canal en Colón. Allí se encuentra la Marina de Colón que es muy cara y otra más pequeña; la de Jean Paul Orlando en donde podrá preparar el barco y llenar el depósito de Gasoil. Es posible fondear con 12 metros de sonda y fondo de arena y fango.

Para las formalidades lo mejor es contactar con un agente “oficioso” que por unos 30$ le ayudará con los trámites, o un agente que se encargue hasta de los diversos alquileres de amarras y defensas y que por 250$ le resolverá todo. Podrá contactar con ellos en los taxis ya que muchos de ellos actúan también como agentes y actúan como una gestoría ya que conocen todos los detalles a cumplimentar. También existen agentes “oficiales” que cobran unos 500$, y usted lo único que tendrá que hacer es sentarse en la bañera de su velero a beberse una cerveza.

Merece la pena contactar con un agente pues el alquiler de las amarras costará 60$ y los neumáticos cuestan en torno a 50$, quedando a nuestro cargo la realización de todos los papeleos y líos burocráticos.

El coste del paso del canal para un velero medio de unos 12 metros está en torno a los 600$ más 850$ de franquicia (que le será devuelta si no hay incidentes). El agente quedará con el oficial que medirá la eslora del barco para ver que no le estamos engañando y posteriormente rellenará los infinitos papeles necesarios. También le prestará las 4 amarras de 60 metros de longitud cada una obligatorias, así como los 12 neumáticos envueltos en bolsas de plástico que actuarán como defensas durante el paso de las exclusas.

 

 

El canal

 

El canal de Panamá fue inaugurado el 15 de agosto de 1914 habiendo sufrido desde entonces numerosas modificaciones y ampliaciones. Proporciona una vía de tránsito corta y relativamente barata entre el Atlántico y el Pacífico y ha influido notablemente sobre las rutas comerciales mundiales. Un buque mercante que sale de la costa oriental de los Estados Unidos en dirección al Japón por la vía del Canal de Panamá ahorra unos 4.800 km, en comparación con la alternativa más corta de una ruta marítima. Un buque que salga desde Colombia hacia Europa ahorra la distancia de unos 9.000 km.

En su gran mayoría, el tráfico a través del Canal se moviliza entre la costa atlántica de los EE.UU. y el Oriente. Desde su apertura más de 700.000 barcos han surcado sus aguas. Aun cuando en años recientes ha habido un aumento en el número y el tamaño de los barcos que transitan, gracias a la ejecución de mejoras diseñadas para responder a la demanda del tráfico el tiempo promedio de permanencia de un barco en aguas del Canal sigue siendo inferior a las 24 h.

Según la constitución de Panamá el canal constituye un patrimonio inalienable de la nación, por lo cual no puede ser vendido, ni cedido, ni hipotecado.

Durante la construcción del Canal se eliminaron más de 183 millones de m³ de material originalmente excavado que si se pusiera en un tren, le daría la vuelta al mundo cuatro veces. En 1.928 Richard Halliburton nadó durante 10 días por el Canal pagando un peaje de $0,36. En enero de 1999 el buque de carga Sisler impuso una marca en peajes al pagar $184.114 por cruzar el Canal.

Desde el punto de vista técnico, ésta es una magnífica obra de ingeniería y uno de los mayores logros humanos. Del Atlántico al Pacífico mide 80 kilómetros de largo; tiene una profundidad de 12.8 metros en el Atlántico y de 13.7 metros en el Pacífico; el ancho es de 91 a 300 metros. Posee dos puertos terminales, uno en cada océano; tres juegos de esclusas gemelas, Miraflores, Gatún y Pedro Miguel, y uno de los mayores lagos artificiales del mundo, el Gatún, que cubre 425 kilómetros cuadrados y se formó por una represa de tierra construida a través del cauce del río Chagres.

El 24 de mayo de 2006, el presidente Martín Torrijos Espino anunció la propuesta de la ampliación del Canal de Panamá que finalizará en 2014 (Si la constructora Sacyr no lo impide), mediante la construcción de un tercer juego de esclusas y la ampliación del cauce de navegación. Este proyecto se basa en la construcción de nuevas esclusas, una en lado Atlántico y otra en el lado Pacífico del Canal, para permitir el paso de buques tamaño Post-Panamax, los cuales, dado que superan el tamaño Panamax, actualmente no pueden navegar por la vía interoceánica. El costo aproximado de esta obra será de 5.250 millones de dólares.

 

Si tiene que esperar varios días para cruzar el canal un buen lugar para pasar el tiempo y fondear es Puerto Bello desde el cual podrá remontar el río Chagras hacia la reserva natural por la que discurren sus aguas. Loros multicolores y monos aulladores le ofrecerán una grata compañía.

El día que tenga que cruzar el canal será acompañado en el barco por un piloto de la administración panameña que tienen fama de ser muy profesionales y conocedores de su trabajo. Durante el paso de las exclusas es normal que varios barcos de esloras similares queden amarados entre si y maniobren de forma conjunta entendiéndose los pilotos entre sí a la perfección.

Pero hacen falta 4 tripulantes a bordo para manejar las 4 amarras y si le falta gente podrá contratarla por unos 50 a 100$ persona/día, aunque en muchas ocasiones encontrará gente de otros veleros recién llegados que le ayudarán a compartir el bello trayecto, igualmente es posible que le pidan a usted, nada más llegar, compartir el trayecto de otro velero. De esta manera cuando tenga que pasar con su barco ya conocerá como se desarrolla la experiencia. A veces es necesario cobrar amarra con rapidez para centrar el barco dentro de la exclusa por lo que hay que estar muy atento.

 

Si decide hacer usted los papeleos

 

Pero si a pesar de todo decide organizarlo todo usted mismo tendrá que pasar los trámites de aduana e inmigración cuya oficina está agrupada en la misma marina.

Para ello necesitará una fotocopia de cada pasaporte, los papeles del barco, la copia de salida « clearance » del puerto de donde procede y la lista de miembros de la tripulación (crew list) cuyo papel rellenaremos en el formulario de la capitanía.

Para pasar inmigración en Colón hace falta para cada miembro de la tripulación una foto de carnet sobre fondo de color azul (así la piden), una fotocopia de cada pasaporte, una fotocopia de la página en donde figura el sello del visado panameño que nos habrán sellado nada más llegar en la oficia de inmigración en la marina, y una copia de formulario de lista de tripulantes obtenido también en la marina. Tendremos que pagar 1$ por cada pasaporte.

Con todo ello nos presentaremos en las oficinas de asuntos marítimos para obtener el “Cruising permit” para lo cual debemos llevar 2 fotocopias de cada pasaporte, una copia del “boats declaration” que nos habrían dado en la oficina de inmigración de la marina, dos copia de los papeles del barco, 2 copias de la lista de tripulantes, y el pago de 25$ para barcos de menos de 10 metros y 69$ para más de 10 metros. Tenga presente que los billetes de 50 y 100$ no son aceptados.

Por todo ello le entregarán un permiso de navegación en las aguas territoriales de San-Blas y Las Perlas válido para 3 meses.

Ahora habrá llegado el momento de quedar con el oficial que medirá la eslora de su embarcación. Para ello llamaremos por teléfono a las autoridades del canal para solicitar la medición cuya cita se producirá para uno o dos días después. Para la cita ya debe haber obtenido las 4 amarras de rigor. Comprobará que lleva a bordo una sirena de niebla y le avisará de la necesidad de proteger bien el barco con grandes defensas.  Es importante no demorarse durante el paso del canal y cuando le pregunten sobre la velocidad a la que atravesará el canal no responda que a 5 ó 6 nudos pues tendrá que pagar una franquicia suplementaria, (además de los 850$ de franquicia estipulados), por entender que a esa velocidad retrasará el convoy de tráfico del canal. Debe responder que navegará a unos 8 nudos, aún sabiendo que lo hará como mucho a 6 nudos. El oficial de medida le entregará un montón de papeles que debe presentar en el banco para pagar, así como un número de identificación de su barco que le valdrá para otros cruces del canal.

Para pagar debemos presentar todos los documentos anteriores, así como los pasaportes. El pago de la franquicia es mejor hacerlo con la visa pues simplemente no la cargará a la tarjeta de crédito en caso de no haber incumplido el tránsito. En caso de haberla pagado en metálico tardarán 3 ó 4 semanas en ingresarla en la cuenta corriente que nosotros hubiéramos indicado. El coste del transito para barcos menores de 15 metros es de 600$ y la franquicia que se devuelve de 850$.

Una vez efectuado el pago podremos llamar a las autoridades del canal para fijar la fecha del paso que en temporada baja a partir de Mayo puede ser de solo dos días, pero en temporada alta de 2 a 3 semanas.

La víspera de cruzar el canal debemos rellenar la “clearance” de salida y tenga presente que el fin de semana las oficinas gubernamentales estarán cerradas. Debemos comprar en el banco 4 sellos de 1$ y con ellos ir al despacho de “cruising permit”. Lo mejor es pedir la salida por ejemplo a Galápagos vía Balboa, lo cual nos permitirá permanecer unos días al otro lado del canal sin tener que hacer una nueva Clearance en Balboa.

 

 

 

 

 El paso del canal

Lo normal es hacerlo en un solo día aunque a veces puede llevar dos, lo cual nos hará conocer a dos pilotos distintos.

El  Canal de Panamá tiene una longitud de 68 km, a los que se deben agregar alrededor de 11 km., limitados por boyas, en la zona del Atlántico, y otros 3 km, en la parte del Pacífico, que inician el canal antes de que éste penetre en tierra firme. Su profundidad media oscila entre 12 y 14 metros, asegurando así el pasaje de las naves de mayor calado. Su anchura varía entre 90 y 350 metros. 

El canal comienza en la bahía -de Limón, a 11 km de tierra firme. Una vez dentro del continente, los barcos atraviesan a los 4 km la zona de las esclusas de Gatún, que la elevan a una altura de 26 metros y le permiten navegar por el lago artificial del mismo nombre, a lo largo de un recorrido señalado por boyas, iluminado durante la noche por potentes faros.

Después de ésta, y durante unos 12 kilómetros, navegará en una profunda "garganta", excavada en las rocas para luego, mediante las esclusas de Pedro Miguel, descenderá casi al nivel del océano Pacífico entrando en el pequeño lago de Miraflores; finalmente, a través de las esclusas de Miraflores, alcanzará el océano navegando algunos kilómetros por una zona indicada por boyas.

 

 

 

Artículos relacionados:

   - Viajar en velero por el mundo

   - Prepararse para dar la vuelta al mundo

 


 

 

 

 

 

Tel: +34 91-6319190      info@fondear.com 


© Copyright 2014.    Fondear, S.L.