e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

     
     
     
     
     
   
     
     
     
     
   

 
 

     
 

 

Náutica China; a golpe de salón

 

¿Qué viene antes, el huevo o la gallina? Lo cierto es que el gobierno de China promueve y crea el caldo de cultivo necesario para conseguir una industria náutica de recreo potente.

 

Si los chinos se empeñan, delo por hecho. Las directrices son apoyar la náutica y hacerla crecer, crear una demanda interna que va viento en popa, y conseguir toda una nueva industria auxiliar de suministros. Se espera que en los próximos diez años se pase de los actuales 1.500 armadores chinos hasta unos 100.000 nuevos aficionados a la náutica, con una cifra de negocio de unos 16.000 millones de dólares.

 

La asociación de industrias náuticas (CCYIA) no se equivoca con estas cifras, apoyadas por el creciente número de potenciales clientes adinerados deseosos de poseer un yate y una clase media con mayor poder adquisitivo capaz de acceder a barcos de gama económica. Así las cosas, los salones náuticos en china crecen como champiñones.

 

Salones por toda la costa

Desde luego no son Dusseldorf, Génova o Miami, pero poco a poco van creciendo en superficie y en número. Veamos; Salón de Peking (perdón Beijing), salón de Shanghai el más antiguo y de mayor solera con 450 expositores para este año, salón de Xiamen, salón de Nansha, de Macau, de Shenzhen, de Guangzhou, de Hainan, de Sanya,…

¡La cosa esta que arde! Durante Marzo, Abril y Mayo para calentar motores en pretemporada y tras el verano otros 5 salones más, durante el cuarto trimestre en los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre.

Según se comenta, para 2013 se espera el comienzo del consumidor medio y bajo, interesado en pequeñas lanchas y barcos de corta eslora, además del constante y creciente numero de clientes para yates de grandes dimensiones.

La crisis mundial parece pasar solo de puntillas sobre el mercado chino y la nueva y potente clase media se plantea la adquisición de barcos y yates como un nuevo estatus y estilo de vida.

 

¿Y funcionan?

 

Un dato, para hacernos a la idea. El salón de Shanghai tiene a fecha de Enero vendido ya el 80% del espacio disponible de sus 48.000 metros cuadrados…

 

El nacimiento de nuevas marinas todos los años ofrece plazas vacías para los nuevos barcos muchos importados y otros muchos ya fabricados en china por nuevos astilleros aún desconocidos en Europa. En estos salones muchos de ellos a flote, como el de Sanya Marina, se dan a conocer estos nuevos barcos de recreo. Lo importante de este reciente salón de Sanya es que orienta sus puertas hacia el consumidor medio chino, con productos de presupuesto medio y ajustados.

 

Lo contrario a lo que propone el salón de Hainan enfocado hacia el mercado de yates y megayates con derivaciones al mercado de automóviles de lujo e incluso de aviones y jet privados. El pasado año, Hainan recibió a 21.500 visitantes con 208 expositores y una muestra flotante de 127 embarcaciones, la más pequeña de 40 pies.

 

Un mercado que crece y crece

En este ambiente de gran movimiento y animación verán la luz nuevos salones como el futuro de Tianjin al norte de Peking orientado a los miles de nuevos mega-ricos de la China. También nace este año el nuevo salón en la bahía de Nansha en el delta de Guangzhou estratégicamente situado cerca de Hong Kong, Guangzhou y Macao, todas ellas zonas de gran riqueza y muy industrializadas.

En especial en esta zona, el gobierno promociona y ayuda la creación de nuevos “Shows” que conducen a mayor expansión de negocio y crecimiento industrial. Así se han creado un distrito con carácter fiscal diferente conocido como “Special Economic Zone”.

Así el objetivo del gobierno es crear un nuevo modelo económico que traslade el foco del negocio desde la producción industrial que ya poseen, hacia empresas e industrias de valor añadido, como son empresas de inversión, financiación de barcos, seguros náuticos, alquiler…

 

 Y en España…

Y mientras tanto en España los datos sólo reflejan lo que todos percibimos día a día… Corrupción y robos continuados de la clase política, verdadero cáncer que ha envenenado nuestras empresas, nuestro trabajo y nuestro bien estar ¿Hasta cuándo?

Los barcos de esloras superior a 16 metros que con más potencia generan empleo y consumo en el sector de la industria náutica, baja sus cifras de negocio en casi otro -30%. Para ser exactos un 28,6 pero de forma angustiosamente acumulada a las cifras de los últimos años que ya fueron pésimos. Las matriculaciones en general descienden más de un -12%, de nuevo respecto al año anterior que fue… peor.

Sólo las motos de agua crecen un 5,5%, lo cual es razonable a pesar del obstinado empecinamiento del gobierno por cobrar más y más tributos a este sector. Tal y como está el “patio”, si a usted le gusta el mar y las motoras, la moto de agua ofrece muchas satisfacciones por un presupuesto limitado, pues es fácil de mantener y no genera gastos en el puerto ni varadas, ni anti-foulings, ni elevados seguros... Pero no nos engañemos con las cifras. Este incremento de ventas en las motos de agua se debe a la compra de motos acuáticas por empresas dedicadas al alquiler en verano.

 

También parece ser positiva la buena salud del chárter náutico que crece un 26,7% demostrando que en España se navega más y sigue siendo una actividad de alta demanda social. Pero ojo, no nos equivoquemos….

¿Quién alquila los barcos de recreo? Tras analizar la situación con diferentes y solventes empresas de alquiler, la verdad se muestra de nuevo demoledora. Más del 90% de las peticiones corresponden a aficionados extranjeros. O lo que es lo mismo; el alquiler de barcos crece por el incremento del turismo extranjero y no por el consumo interior que se encuentra totalmente retraído... 

 

Artículos relacionados:

   - China; el despertar del dragón

 

 

 


 

 

 

 

 


Tel: +34 91-6319190        


© Copyright 2013.     Fondear, S.L.