e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2011

 

La Barcelona World Race - Camino del Atlántico

 

Costa española, costa marroquí

© Estrella Damm / Barcelona World Race

 

* El grupo de cabeza arrumba al sur a la búsqueda del viento cerca de la costa marroquí.
* La flota se reagrupa y la tensión aumenta al reducirse las diferencias.

Esta mañana, el Foncia de Michel Desjoyeaux y François Gabart era quien marcaba el ritmo y poco a poco parecía que iba abriendo hueco por la popa. Pero al ser el primero en virar hacia el sur ha perdido millas relativas a la ruta más corta (la ortodrómica) lo que ha motivado que el Virbac-Paprec 3 le tomara la delantera en la clasificación general. A medida que el viento ha ido descendiendo este mediodía, tal como pronosticaban las previsiones meteorológicas, el grupo de cabeza se ha ido reagrupando según el clásico “efecto acordeón”: entre el líder y el sexto, el Estrella Damm, apenas había a primera hora de la tarde 4 millas, a pesar de que esta mañana Alex Pella y Pepe Ribes estaban a más de 20 millas del primero.

Si se cumplen estos pronósticos que prevén una gran encalmada esta noche, cualquiera podría coger una pequeña racha de viento y escaparse de los demás. O, a la inversa, podría ser que uno se quedara más parado que los rivales, en un pozo sin viento, y ver cómo todos los esfuerzos de estos dos días parece que se tiren por la borda en pocos minutos.

 

Hacia la costa africana, tratando de no descolgarse

Esta tensión se notaba esta mañana al conectar por teléfono con diferentes regatistas. "Nos espera una gran encalmada en Gata", confesaba Bruno García desde el Président. "Habrá una gran calma y tendremos dos opciones, o vamos hacia el sur, hacia África, o nos pegamos a tierra, en el Norte. Aún no lo hemos decidido, y tendremos que ver qué hacen los otros barcos que están en el grupo", indicabaXabi Fernández desde el Mapfre.

Sin embargo, un par de horas después de esta conversación el Mapfre y los 8 barcos que lo acompañaban en el grupo de cabeza iniciaron un progresivo viraje al sur. Decididamente allí está el viento y allí parece que se va a mantener por lo menos hasta la noche.

El miedo a quedarse descolgados sigue dominando la estrategia de los participantes. El mismo Xabi Fernández confesaba esta mañana que durante la noche ha habido un momento en que se pensaban que los otros buques arrancaban y ellos se quedaban atrás: "Apenas teníamos 1 nudo de viento ... Al final, ha sido el Mirabaud quien se ha quedado rezagado ".

También el GAES Centros Auditivos ha perdido unas cuantas millas durante la noche como consecuencia de una decisión de alejarse de tierra que no les ha salido muy bien. "Pero no hemos perdido ni la ilusión ni la moral", matizaba Anna Corbella durante la videoconferencia de esta mañana.

Además, las previsiones no siempre se cumplen al 100%, y aquí es donde se ven los mejores navegantes. Lo comentaba esta mañana François Gabart desde el Foncia: "Siempre hay un factor inesperado que se debe gestionar tanto mejor posible levantando la cabeza, tratando de adaptarse lo más rápidamente posible para diferenciar entre lo que se preveía y lo que se ve".

 

La gestión del cansancio, un factor a añadir

Otro tema importante es saber gestionar el cansancio. Aunque sólo llevamos dos días de regata, los navegantes están acostumbrados a pensar a varios días vista y muchos son los que planean cómo va a ser la aproximación y el paso del estrecho de Gibraltar. De cumplirse las previsiones, los primeros alcanzarán el famoso paso hacia el Atlántico durante la noche del lunes al martes. Esto significa redoblar la guardia ya que hay que estar muy atentos al intenso tráfico marítimo. Bruno García, a bordo del Président dejaba entrever esta mañana la importancia de ahorrar fuerzas:  “Nos hemos ahorrado algunas maniobras para no cansarnos más de la cuenta. Hasta ahora hemos podido dormir y comer bien”. Y esto es importante, ya que el ritmo de ceñida de las próximas horas va a ser duro.

 

Gibraltar se ganará con sudor e insomnio

El Mapfre navegando con poco viento delante de Sierra Nevada © María Muiña


 

* Jean-Pierre Dick podría batir esta noche el tiempo empleado entre Barcelona y el Estrecho en la primera edición de la regata

* Los barcos que han navegado cerca de la costa de Marruecos han dejado atrás a sus rivales

* Virbac-Paprec 3 y Foncia toman ventaja sobre el resto de la flota mientras se acercan al Atlántico

Es difícil predecir cuándo los primeros barcos de la Barcelona World Race llegarán al estrecho de Gibraltar, pero de lo que no hay duda es de que no será fácil llegar al Atlántico. Viento de cara primero, viento muy flojo o calma total después, y corriente contraria todo el rato es lo que les espera. “Será muy, muy complicado” pronosticó Pepe Ribes desde el Estrella Damm, aupado a un cuarto puesto provisional, inmediatamente detrás de los dos barcos más modernos de la flota y rebasado a última hora por el Neutrogena.

Los dos primeros de la flota, Virbac-Paprec 3 i Foncia, se encuentran ya a menos de 30 millas del meridiano de punta Tarifa, que marca el paso oficial por el estrecho de Gibraltar.

La última noche ha sido larga para todos. Para unos, los que habían optado por la ruta más al Sur, cerca de la costa de Marruecos, porque tenían que ceñir contra un viento de cierta intensidad (hasta 20-21 nudos, casi 40 kilómetros por hora) y unas molestas olas cortas de cara, que golpeaban con fuerza contra los barcos y hacían incómodas las guardias en cubierta. “François debe de estar empapado”, comentaba Michel Desjoyeaux esta madrugada desde el Foncia. Además, el viento subía y bajaba de intensidad con cierta frecuencia, lo que obligaba a cambiar velas: “Hasta seis cambios de velas hemos hecho esta noche”, ha informado el mismo Pepe Ribes, a quien no parecía afectar la gastroenteritis que sufre desde hace casi un día y medio y que, según dijo, lo ha dejado “al 50%”.

El mismo Ribes agradecía sin embargo los parones de viento, que son los que les permiten mantenerse cerca de dos barcos más rápidos que ellos: “Con poco viento nosotros somos más lentos; pero cuando hay parones por la falta de viento los volvemos a coger. Con un viento constante, los tendríamos a más de 20 millas”.

Los barcos que no tenían la suerte de disfrutar del viento relativamente estable aunque contrario cerca de la costa africana luchaban por avanzar metro a metro, en medio de la desesperación de ver cómo sus rivales se escapaban a ojos vista. “El Mediterráneo es cruel”, se quejaba Kito de Pavant desde el Groupe Bel.

Todo ello era consecuencia de una pequeña baja presión formada en medio del mar de Alborán, que dejó esta zona sin viento, con vientos de poniente junto a la costa africana y vientos casi inexistentes y de levante cerca de la costa española. Con más viento por el sur, Virbac-Paprec 3 y Foncia tomaron las de Villadiego, seguidos por un sorprendente Neutrogena y el Estrella Damm, mientras Mirabaud y GAES Centros Auditivos han aprovechado la ocasión para adelantar a Groupe Bel, Président y Mapfre, que anoche figuraban en el pelotón de cabeza.

Por detrás Renault Z.E ha superado al We Are Water, mientras Hugo Boss, Fòrum Marítim Català y Central Lechera Asturiana sufren la falta de viento cuando entraban en el mar de Alborán, el primero por el norte, el segundo por el medio y el tercero más cerca de la costa africana.

 

Récord amenazado

A media tarde el Virbac-Paprec 3 y el Foncia se encontraban ya a menos de 30 millas de la entrada del estrecho de Gibraltar y podían batir el tiempo entre Barcelona y el meridiano de Tarifa (la punta meridional de Europa) establecido por el actual líder Jean-Pierre Dick en la primera Barcelona World Race en 3 días, 14 horas y 25 minutos. Para mejorarlo debían cruzar el meridiano 5º37’ Oeste antes de las 3 horas y 25 minutos de esta próxima madrugada.

El primero en cruzar este meridiano, además, se adjudicará el Trofeo del Mediterráneo Norte-Sur, primero de los trofeos de velocidad que concede la Barcelona World Race.

 

Han dicho

Iker Martínez (Mapfre):“Aquí estamos peleando... No hay mucho viento por aquí. Con lo bien que estaba saliendo todo, se nos ha chafado solo a falta de 100 millas para el Estrecho. Hemos cometido un error con la eleccion de la zona de paso en el mar de Alborán y además de eso estamos con condiciones de viento mucho peores que las que se esperabamos en nuestra opción.”

Dee Caffari y Anna Corbella (GAES Centros Auditivos):“Tenemos vientos fuertes pero nos hemos acercado a la costa africana. Ciñendo y con menos corriente pero nunca se sabe con lo que se encuentran los otros más en el norte. Tenemos ganas de salir del Mediterráneo pero hay mucho trabajo por hacer antes.”

Kito de Pavant (Groupe Bel):“No hay ningún fichero fiable. Tenemos que echar bordos en una mar corta horrible. El viento acaba de rolar al Este. Tendremos que aguantarnos. Aún queda mucho camino, la llegada no está en Gibraltar. Es dentro de tres meses”.

Pepe Ribes (Estrella Damm):“Tener contacto visual con los otros barcos siempre motiva un poco más pero el truco es mantener un porcentaje alto, las condiciones son tan cambiantes que cuando crees que lo estás haciendo bien vas mal.”

Gerard Marín (Fòrum Marítim Català):“Las millas perdidas en el Mediterráneo valen por 2 o por 3, es importante que no nos saquen mucha distancia, porque cuando cojan los alisios las distancias se incrementan y hay que intentar evitarlo. Sabía que el Mediterráneo era un mar complicado y que es difícil entender las situaciones, pero es parte del juego y la regata es muy larga. Esto acaba de empezar y sobre todo tenemos que estar allí, luchar hasta el último momento”.

 

Agotamiento y pesadillas para llegar al Atlántico


© María Muiña

* La mayoría de la flota lucha contra el poco viento y la corriente en contra en el estrecho.

* Los cuatro primeros barcos se escapan tras superar la pesadilla de Gibraltar.

* El Virbac-Paprec 3 gana el Trofeo del Mediterráneo Norte por delante del Foncia, el Mirabaud y el Estrella Damm.

Agotamiento, tensión y algunas dosis de frustración es lo que confiesan tener buena parte de los regatistas que ven como el viento ha desaparecido y la fuerte corriente contraria que fluye por el estrecho de Gibraltar no sólo les hace difícil avanzar, sino que en algunos casos ¡incluso los hace ir hacia atrás! Esto es lo que les ha pasado en el Neutrogena, el GAES Centros Auditivos y, algo menos, en el Estrella Damm. Ya adentrados en el Atlántico, el Virbac-Paprec 3 y el Foncia están abriendo un agujero considerable con sus rivales, perseguidos por un Mirabaud que parece haber saltado definitivamente al grupo de cabeza. A última hora de esta mañana el Estrella Damm de Alex Pella y Pepe Ribes se han añadido en esta persecución, tras salir del pozo donde estaban atrapados frente a Barbate.

 

Clamando por viento

"Ha sido muy deprimente", confesaba a mediodía Anna Corbella desde el GAES Centros Auditivos. "No había nada de viento y había una corriente de 5 nudos que nos ha hecho ir hacia atrás. Era como un río. Antes, esta noche, hemos pegado una red a la deriva y hemos estado dos horas paradas. De hecho, aunque llevamos un trozo pegado en la quilla".

Justo al lado, el Neutrogena pedía viento a gritos: "Por favor, envíenos un poco de viento", suplicaba Boris Herrmann en una conexión telefónica.

Tampoco las cosas han sido fáciles para el Estrella Damm (Alex Pella y Pepe Ribes), que a pesar de pasar terceros el estrecho de Gibraltar han tenido que parar tres veces y dar marcha atrás con plásticos, una red y hasta un árbol en la quilla. "Ahora estamos luchando contra la corriente a 3 nudos sin viento o con 2 nudos de popa" contaban de madrugada.

Más atrás, sin embargo, las cosas no se veían tan mal, quizá porque la desilusión la tuvieron ayer. Iker Martínez (Mapfre) comentaba durante la videoconferencia con Barcelona: "Esta mañana estamos bastante contentos, porque finalmente hemos conseguido que la máquina empiece a carburar. Hasta ahora las condiciones han sido muy malas, de hecho, nadie se esperaba que fueran tan malas. Nuestra idea era seguir cerca de la flota, pero por la rolada tan grande que hubo no pudimos bajar hacia el sur y hemos tenido que ir por la costa española, donde sólo hemos encontrado vientos muy flojos ". Eso sí: el doble medallista olímpico pedía que el Mediterráneo el devolviera algo de lo que les había tomado en las últimas 36 horas.

Bruno García(Président), junto al Mapfre, también parecía tomárselo con filosofía: "Comemos y dormimos bien. Claro que preferiríamos estar al frente. Pero esto es una regata de fondo. Y siempre tendremos otros barcos con los que luchar."

Lejos, por la proa y ya navegando por el Atlántico, Loïck Peyron saboreaba el triunfo en el Trofeo Mediterráneo Norte-Sur, pero dejaba claro que habían trabajado duro para conseguirlo: "Hemos tenido que utilizar las reservas, hemos hecho muchísimas maniobras, hemos trasladado pesos y cajas arriba y abajo muchas veces. Por eso es agradable volver a estar en el Atlántico. Tenemos agua por delante. La evolución meteorológica es más regular, ¡en el Mediterráneo siempre pasa lo contrario de lo que se prevé! Ahora tenemos un tiempo de ensueño: mar llana, vamos con spinnaker y toda la vela mayor ".

 

Triunfo del Virbac-Paprec 3 en el Trofeo del Mediterráneo Norte

El Virbac-Paprec 3 se ha adjudicado el Trofeo Mediterráneo Norte-Sur (Barcelona-Gibraltar) con un tiempo de 3 días, 7 horas y 55 minutos, ante el Foncia de Michel Desjoyeaux y François Gabart, Estrella Damm (Alex Pella y Pepe Ribes) y el Mirabaud (Dominique Wavre y Michèle Paret) prácticamente a la vez.

De este modo, Jean-Pierre Dick ha vuelto a ganar este tramo de la regata y supera el tiempo que empleó con Damian Foxall en la primera edición en 6 horas y 20 segundos.

 

Han dicho:

Michel Desjoyeaux (Foncia): "Bueno, eso es todo, nos las hemos arreglado para atravesarlo. El acercamiento, la travesía y la salida ha sido laboriosa. Porque no se sabe lo que te encontrarás, viento o no viento, corriente o no, en qué sentido y donde, hemos hecho unas fotografías preciosas bajo las estrellas y eso no pasa siempre que quieres.

Nos salimos bastante bien, no hemos retrocedido a pesar de los corrientes contrarias y la crónica falta de viento crónica. Ahora que ya está hecho, vamos a asaltar el Atlántico ".

Dominique Wavre (Mirabaud): A pesar de nuestras desgracias, estamos bien clasificados. Son dos cosas independientes. Esta noche hemos tenido una o dos rachas que nos han salvado porque nos han arrancado con el buen momento. La suerte nos ha ayudado a salir de las encalmadas ".

Iker Martínez (Mapfre): "Tenemos la esperanza en el viento del Este, que nos permita agrupar la flota para que las distancias no vayan a más. De momento hemos luchado todo lo que hemos podido, pero la regata es muy larga. Este deporte te da muchos palos, y lo que nos ha pasado es normal. Lo único que nos preocupa es tener mucha distancia y perder el contacto. Mientras sean 10 o 20 millas esto puede dar muchas vueltas, pero en el momento que esto se amplíe a 100 ... "

"A ver si el Mediterráneo nos da un poco porque hasta el momento sólo nos ha sacado."

Anna Corbella (GAES Centros Auditivos): "Nos hemos enganchado con una red de deriva ante Marruecos y nos hemos quedado dos horas paradas. Estamos flotando, tenemos 3 nudos de viento, pero no progresamos. Estamos a 25 millas de la salida del Estrecho, pero no sabemos cuándo saldremos porque a ratos vamos adelante y a ratos atrás. Las horas de guardia son bastante intensas y poco gratificantes porque después de todo el esfuerzo, el viento desaparece vas hacia atrás. Es un poco frustrante ".

 

 


Tel: +34 91-6319190           info@fondear.com 


© Copyright 2011   Fondear, S.L.