e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2011

 

BWR - Los regatistas se adentran en el Índico

© Nico Martínez

El Virbac-Paprec 3 ha sido el primer barco de la Barcelona World Race en adentrarse en aguas del océano Índico. Jean-Pierre Dick y Loïck Peyron cruzaron la longitud del cabo de Buena Esperanza, línea de llegada del Trofeo del Atlántico a las 02:35 hora española. Poco después, al cruzar también el meridiano del cabo de Agulhas, ya navegaban en el océano Índico. Los líderes de la competición emplearon 23 días, cinco horas y 40 minutos en recorrer la distancia desde Gibraltar por lo que resta esperar a ver qué tiempo firman sus rivales para conocer el ganador del segundo trofeo de la competición.

Pese a las 587 millas de ventaja que aún conserva el barco francés sobre el segundo, el MAPFRE, y las 728 sobre el tercero, el Estrella Damm, es de destacar que los dos barcos españoles han hecho durante el día de hoy los promedios de velocidad más altos de toda la flota. El Estrella Damm logró rozar los 18 nudos de media en una hora y el MAPFRE los 17 para un período de cinco. Es una de las razones por las que el barco de Íker Martínez y Xabi Fernández navegue hoy 30 millas más cerca de la popa del Virbac-Paprec 3 y el de Alex Pella y Pepe Ribes, poco más de 17.

 

La flota aguanta el tirón…

Pero esta situación no es exclusiva del MAPFRE y del Estrella Damm. Los cuatro barcos que les persiguen tampoco han perdido millas. El Groupe Bel, el Renault Z.E., el Mirabaud y el Neutrogena están en el mismo ritmo del líder y hasta lo mejoran descontando alguna decena de millas, como anunciando una próxima y muy posible compactación de la flota.

En el caso del Groupe Bel, esto tiene un doble mérito. Hoy se supo que Kito de Pavant, uno de sus patrones, ha navegado desde el pasado 12 de enero con dos costillas fisuradas.  “Las costillas fisuradas me han impedido trabajar en las maniobras y Sébastien ha tenido que hacerlo solo. Pensamos en parar y que Yannick Bestaven me sustituyera, pero finalmente he podido continuar y ahora sólo pensamos en llegar a Barcelona”, confesaba esta mañana el patrón galo.

Kito de Pavant © Groupe B

 

…y da batalla

Más atrás, si bien el grupo de cola ya parece haber abandonado definitivamente el anticiclón de Santa Helena, aún se perciben algunos coletazos de éste. Entre los cinco más rezagados, sólo el GAES Centros Auditivos, el Central Lechera Asturiana y el We Are Water han logrado navegar en promedios de dos dígitos en períodos de más de una hora en las últimas 24.Y todos, incluyendo también al Hugo Boss y al Fòrum Marítim Català, han perdido terreno con sus predecesores.

Entre estos destaca la posición que le ha ganado el We Are Water al Hugo Boss, que realizó un muy bajo promedio de 2,7 nudos a lo largo de cinco horas este mediodía. Y, por supuesto, los gratamente sorprendentes dos dígitos de velocidad del Central Lechera Asturiana, que continúa navegando hacia Ciudad del Cabo, donde realizará una breve parada técnica para reparar un desperfecto en el sistema hidráulico de su quilla. “¡Cómo nos gustaría poder aprovechar este viento portante! Pero es momento de usar la cabeza y ser previsores”, escribía Juan Merediz en un mail de esta madrugada, antes de cerrar con un alentador mensaje: “Preferimos ir últimos, a no estar. Y queda mucho por decir, así que... ¡A por ellos! No os desaniméis, que nosotros no lo estamos y ahora os necesitamos más que nunca, a todos”.

 

La flota afronta su primera tormenta austral

  • Los participantes de la Barcelona World Race tendrán vientos de más de 80 kilómetros por hora y olas de 5 a 9 metros

La primera tormenta del océano Austral está a punto de caer sobre la flota de la Barcelona World Race y esta mañana todos los participantes se preparaban para afrontar vientos sostenidos de 25 a 35 nudos, con rachas de hasta 45 (más de 80 kilómetros por hora) y olas de 5 a 9 metros. Mientras tanto, en las últimas 24 horas el líder ha incrementado ligeramente su ventaja sus perseguidores inmediatos, MAPFRE y Estrella Damm.

La disyuntiva

Ante la subida del viento, los regatistas se enfrentan al dilema de apretar mucho el barco para aprovechar las circunstancias más favorables, o si levantan el pie del acelerador para no arriesgarse a romper. Las cosas, sin embargo, no son tan sencillas, como ha explicado Iker Martínez desde el MAPFRE: No es que digas, ‘pues paramos y vamos un poco más despacio y así ya tenemos más posibilidades de no romper nada’, porque si vas más despacio las olas te cogen y te zarandean y yo creo incluso que tenemos más probabilidades de romper algo. Esto, siendo fiable, cuanto más rápido lo pases y antes te vayas de aquí, mejor”.

El grupo de popa ha sido el primero en beneficiarse por el frente frío que avanza desde el oeste. Esta mañana, el Hugo Boss ha conseguido ser el barco más rápido de la flota, cuando ha conseguido una media superior a los 17 nudos durante diez horas. En este mismo periodo, el Fòrum Marítim Català ha conseguido ser el segundo barco más rápido de la flota, al navegar a una media ligeramente superior a los 14 nudos, algo mejor que el lesionado Central Lechera Asturiana, camino de Ciudad del Cabo. Y desde el We Are Water, ligeramente más al norte y por tanto con menos viento, Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí afrontan su bautizo en estas altas latitudes: “Tenemos una gran expectación y prudencia, pero también estamos muy ilusionados por llegar al Gran Sur del que tanto hemos oído hablar y sobre el que tanto hemos leído”.

El mismo Mumbrú ha mostrado su satisfacción con el barco, pese a una avería en el carro de la mayor y que solucionó “el ingeniero Sanmartí”: “El barco tiene carácter y solera, es un barco que nos lleva. Os pongo un ejemplo, el otro día estábamos muy cansados, y el barco, solo, navegó unas millas cuando nosotros ni podíamos manejarlo. Es el a veces quien te da la alternativa cuando no estás a tope”.

La progresión del frente frío desde el oeste puede observarse en la evolución de los distintos barcos. Mirabaud y Neutrogena, los más lentos a primera hora de la mañana, parecen haber arrancado al principio de la tarde, cuando la falta de viento previa está alcanzando a Renault Z.E. y Groupe Bel, que la pasada noche se preparaba para un día de extremos, “vientos ligeros de una burbuja anticiclónica perdida, seguida por un vendaval severo con un frente activo”.

 

Los majestuosos albatros

Con todos los barcos metidos ya en lo que se denomina el Gran Sur, todos los navegantes quedan cautivados por los majestuosos albatros. Ver planear a estos enormes pájaros de los océanos australes es un espectáculo que no deja indiferente a nadie. Si los novatos de estas latitudes confirman lo que habían leído sobre ellos, los veteranos no se cansan de volver a admirarlos. Esta mañana, los líderes Jean-Pierre Dick y Loïck Peyron han dejado en suspenso una maniobra para poder admirar el vuelo de uno de ellos: “Gira a derecha, gira a izquierda, gira ahora alrededor del Virbac-Paprec 3; gira rápido y bien. Hemos interrumpido el comienzo de nuestra maniobra con Loïck para disfrutar de la belleza de este espectáculo... Nada se mueve en su velamen... Indiscutiblemente es un as de la navegación. Gracias, amigo, volveremos pronto. Nos has impresionado mucho”.

 

Esperanza para los cuatro perseguidores

Esta mañana, poco antes de las 10 hora española, el MAPFRE cruzó los meridianos de cabo de Buena Esperanza y de Agulhas y fue el segundo barco de la Barcelona World Race en adentrarse en aguas del oceáno Índico. Este mediodía fue el Estrella Damm quien siguió su camino; y para esta tarde se espera el paso del Groupe Bel y el Renault Z.E. Con lo que sumados al paso del Virbac-Paprec 3, el líder de la competición que cruzó ayer el límite oceánico, ya son cinco los barcos que dejan atrás el Atlántico. 

 

El líder no puede olvidarse de su estela

Con el Virbac-Paprec 3 escapado a más de 700 millas, la batalla por la segunda posición cobra protagonismo en estos días. Aunque en las últimas horas Jean-Pierre Dick y Loïck Peyron hayan perdido 16 millas respecto al MAPFRE y 77 millas respecto al Estrella Damm, tras haber entrado en una zona de menos viento, su liderazgo no parece correr riesgos a corto plazo. “El Virbac-Paprec 3 está en otro sistema meteorológico y no tenemos posibilidades de alcanzarles a corto plazo. Al menos en cinco o seis días no podremos acercarnos mucho. Pero la regata es muy larga”, aseguró Pepe Ribes en la videoconferencia de esta mañana en relación a un líder que no puede, ni debe relajarse si no quiere ser sorprendido.

Detrás de Virbac-Paprec 3, cuatro barcos navegan en menos de 200 millas y se disputan el segundo puesto. Por delante,  el MAPFRE y el Estrella Damm separados por 46 millas; y 48 millas a la popa de éste, el Groupe Bel y el Renault Z.E. a 57 millas de distancia entre sí. El propio Pepe Ribes resumía así la situación: “Con los otros barcos que tenemos cerca, el MAPFRE, el Groupe Bel y el Renault Z.E. habrá un efecto acordeón debido a una alta presión que tenemos delante. Creo que de aquí a dos días nos juntaremos mucho. Cualquiera podrá salir segundo de esta situación en tres días, así que la regata está superviva y emocionante. Quiero felicitar al Renault Z.E. porque ha hecho una remontada increíble”.

 

Condiciones meteorológicas dispares

La dispar situación meteorológica que vive la flota ha sido responsable de emocionantes variantes a lo largo de la jornada. Pero siempre con un común denominador, el recorte de millas al líder. Por la mañana, el Estrella Damm y el Renault Z.E. fueron los más veloces con promedios de más de 20 nudos. Por la tarde se les sumaron el Groupe Bel y el Mirabaud con períodos de 19 y 18,6 contra los dos dígitos justitos del Virbac-Paprec 3.

Y no deben tomarse como valores aislados ya que si el análisis se extiende a las últimas 24 horas. El que más distancia ha recorrido es el Neutrogena con 405,8 seguido del Mirabaud con 384 y el Renault Z.E. con 375,7.  “La velocidad máxima del barco superó los 27 nudos.  Esto es para lo que estamos aquí abajo y para lo que el Neutrogena ha sido construido. El barco avanza fantásticamente”, escribió Ryan Breymaier en un correo electrónico de esta madrugada.

Los cinco únicos barcos que aún no han recibido la visita de los grandes vientos del sur han sido el GAES Centros Auditivos, el Central Lechera Asturiana, el Hugo Boss, el We Are Water y el Fòrum Marítim Català. Pese a ello, todos navegan en medias de dos dígitos y en ascenso.

 

Mar caótica tras el frente

MAPFRE © Maria Muiña

  • Diversos barcos deben reducir la velocidad para que las olas no causen serios daños
  • El MAPFRE aprieta el acelerador y reduce su diferencia con el líder a menos de 600 millas
  • Breymaier denuncia la presencia de plásticos en todos los océanos

Mar caótica, desordenada, olas como un Everest, agujeros de agua como el Gran Cañón del Colorado. Son expresiones de los participantes de la Barcelona World Race que esta pasada noche han sufrido las consecuencias del paso de diversos frentes. Es uno de los tributos de navegar por el Índico Sur, un océano aún más temido por sus olas que por los fuertes vientos que soplan sobre sus aguas.

La teoría meteorológica indica que delante de los frentes el mar está relativamente tranquilo, dentro de lo que puede estar tranquilo un océano azotado por vientos atemporalados. Es el momento en que los barcos suelen alcanzar sus velocidades más altas, y también los mejores promedios. Pero cuando el frente frío los sobrepasa, tras el cambio de dirección de viento a veces muy brusco que acarrea, el estado de la mar empeora rápidamente. A las olas antiguas se unen las que causa el nuevo viento y también se deja sentir la mar de fondo del centro de la borrasca. A todas ellas se une a veces una mar tendida procedente del Gran Sur, fruto de la cercanía de la Antártida.

 

Saltando de ola en ola

Todo ello ha estado en el menú de las últimas horas a bordo de la mayoría de los barcos de esta vuelta al mundo. Pepe Ribes (Estrella Damm) confesaba de madrugada que “a bordo difícilmente te puedes mover si no es a cuatro patas”, pues “el barco planea de una ola a otra, vuela, vuelve a tocar el agua y a planear, salta de nuevo, vuela hacia otra ola…”; más o menos a la misma hora los cowboys rojos del Groupe Bel explicaban que era imposible cumplir su propósito de navegar rápidos pero seguros: “Rápidos, sí, porque  en 24 horas hemos hecho una buena media; pero seguros, con el mar desordenado que hay, está claro que no”.

Más atrás, el Neutrogena, apenas 60 millas a popa del Mirabaud, también ha tenido problemas con las olas. “Este estado del mar tan caótico es increíble, en todas partes puedes ver una ola como el Everest, y dos segundos más tarde un agujero en el agua como el magnífico Cañón del Colorado”, ha explicado Ryan Breymaier.

Con olas o sin olas, el primer grupo de perseguidores del líder han sido quienes más partido han sacado a las últimas 24 horas, en que han reducido en un centenar de millas la ventaja del Virbac-Paprec 3. Pero como si de un acordeón se tratara, Jean-Pierre Dick y Loïck Peyron parecen estar en condiciones de volver a poner un poco las cosas en su sitio, pues Estrella Damm, Groupe Bel y Renault Z.E. han empezado a perder velocidad en las últimas horas, mientras el líder volvía a apretar el acelerador. Es una de las consecuencias de encontrarse en sistemas meteorológicos distintos. El MAPFRE, sin embargo, aún delante del frente frío, sigue con el acelerador a fondo y ha reducido su desventaja con el líder a menos de 600 millas.

 

El invierno llega de golpe

También detrás las cosas son distintas. Mientras el Central Lechera Asturiana prosigue su ruta hacia Ciudad del Cabo, de la que le separan unas 700 millas, el Hugo Boss, el We Are Water y el Fòrum Marítim Català ciñen contra un viento del este.

“¡En el We Are Water ha llegado el invierno de golpe! En pocas horas hemos pasado del otoño al frío, a la lluvia, el viento y la niebla del invierno”,ha explicado Jaume Mumbrú durante la videoconferencia de esta mañana, en la que también ha confesado su extrañeza por el hecho de estar ciñendo hacia el este, situación con la que según sus previsiones deberá convivir durante los próximos cinco días, “con un oleaje incómodo”: “Es extraño, porque piensas que cuando llegues aquí abajo planearás siempre, pero no”, ha explicado.

Ludovic Aglaor (Fòrum Marítim Català) también ha reconocido que el estado de la mar, “muy desordenado”, les impide incrementar la velocidad, so peligro de romper. En cambio, Andy Meiklejohn y Wouter Verbraak (Hugo Boss) navegan algo más al norte con “una mar bastante buena”, con un poco más de frío que los días precedentes, eso sí.

Justo delante de este grupo Dee Caffari (GAES Centros Auditivos) se queja de tener que ceñir. “Ya lo hice durante 88 días cuando fui del cabo de Hornos al cabo de Buena Esperanza y parece que los próximos días seguiremos ciñendo”, ha comentado recordando su vuelta al mundo en solitario y sin escalas en sentido contrario.

 

Plásticos en el océano

El norteamericano Ryan Breymaier (Neutrogena) ha denunciado hoy la suciedad creciente que ha podido observar en todos los océanos en los que ha navegado: “Cuando ves los icebergs en la latitud 44 Sur piensas que es increíble”, ha señalado cuando en la videoconferencia se le ha preguntado si podía apreciar signos del cambio climático. Pero inmediatamente ha añadido: “Pero peor que esto es que te encuentras plásticos por todas partes, desde bolsas de plástico a bidones y botellas de plástico. Es asqueroso”.

También Ludovic Aglaor (Fòrum Marítim Català) ha mostrado su sorpresa por la presencia de los icebergs en la ruta inicialmente prevista. “Denis Horeau (el Director de Regata) nos ha enviado el último informe sobre los hielos. Hay muchos muy al Norte por tratarse de un mes de enero. Actualmente las puertas son esenciales. Siempre puede haber un loco furioso que quiera bajar directamente al Sur desde el principio del Índico para acortar la ruta. Hay campos de hielo realmente muy grandes al sur de la primera puerta. Entre la segunda y la tercera también hay un gran paquete que se ha desprendido. Esto nos alarga el recorrido, pero creo que no es absurdo subir las puertas e incluso es necesario en cuanto a la seguridad”.

 

Entre puertas y ventanas

 

  • Con el paso del Mirabaud y el Neutrogena ya son siete los que navegan en el Índico.

  • Los tramos entre las puertas de seguridad obligan a la flota a buscar ventanas meteorológicas para avanzar.

  • Los que aún están en el Atlántico también se enfrentan a una situación muy compleja.

Dominique Wavrey Michèle Paret entraron en el océano Índico ayer a las 17:30 hora española; mientras Boris Herrmann y Ryan Breymaier lo hicieron a las 22:20. Con el Mirabaud y el Neutrogena ya son siete los barcos que abandonaron el Atlántico. Los otros cinco siguen luchando contra una atípica meteorología que les está  impidiendo alcanzar el meridiano de Agulhas que marca el límite entre ambos océanos. Tan infrecuente es esa situación que los obliga a ceñir, avanzando contra el viento, en una zona del planeta donde lo lógico es ir con portantes, la condición para la que han sido diseñados los IMOCA Open 60.

Tanto el GAES Centros Auditivos como los otros cuatro barcos que siguen en el Atlántico, el Hugo Boss, el We Are Water, el Central Lechera Asturiana y el Fòrum Marítim Català, parecen impotentes ante el gran anticiclón de Santa Helena. Cada vez que parece que lo hayan dejado atrás, surge un nuevo foco de alta presión que, como si fuera un tentáculo de un gigantesco pulpo, los detiene en su progresión. A tal punto que el Neutrogena, tras cambiar de oceáno, lleva diez horas navegando a poco más de dos nudos. Por si ello fuera poco, ahora cae sobre los más rezagados una gran amenaza. El anticiclón vuelve a formarse al sur de Ciudad del Cabo y puede atrapar a más de uno.

 

Una preocupación generalizada

Entre los barcos que lideran la clasificación, la situación no es mucho más grata. “Desde hace más de cuatro días los partes meteorológicos enloquecen y todos anuncian una tormenta sobre la ruta para el martes. Todos los días a las 12 horas nos reunimos para saber cómo gestionar el pequeño monstruo y ver por dónde pasará: ¿por encima, por debajo, por el centro?”, escribía anoche en un correo electrónico Jean-Pierre Dick sin saber, todavía, donde encontrarán él y su compañero Loïck Peyron la ventana meteorológica que les permita saltar de una puerta a otra.

El hecho de que la proliferación de hielos haya obligado a ascender las puertas de seguridad modifica las condiciones de navegación en el Gran Sur respecto a lo habitual. Pero ello se acentúa por la aparición de un gran anticiclón sobre las islas Kerguelen que propicia la generación una meteorología infrecuente. “Va ser un tanto distinto respecto a lo que hemos vivido hasta ahora. Estamos más al norte, en los 42 grados de latitud, y hay depresiones muy fuertes que van a suponer condiciones salvajes” continuaba explicando el ganador de la primera edición de la Barcelona World Race esta mañana.

La latitud en la que navegan los barcos enfrenta a los patrones a situaciones nuevas. Acostumbrado a lidiar con borrascas australes, Dick mostraba su preocupación por enfrentarse ahora a borrascas tropicales.“Invertimos mucho tiempo en intentar comprender lo que se nos viene encima, pero es difícil. Es una baja presión que viene de Madagascar con mucho aire caliente tropical que se va a realimentar con el aire frío. Esto tiene como resultado bastante viento de carácter violento. Es estresante porque no sabemos  con que salsa vamos a ser comidos. Esto puede suponer una gran angustia”.

 

 


Tel: +34 91-6319190           info@fondear.com 


© Copyright 2011   Fondear, S.L.