e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2011

 

BWR - Forum Maritim Catalá 8ª posición

Ludovic Aglaor y Gerard Marín a su llegada a Barcelona © Manuel Medir/FNOB

 

Gerard Marín y Ludovic Aglaor cruzan la línea de llegada de la vuelta al mundo a dos a las 21:17:24. Han tardado 112 días, 07 horas, 17 minutos y 24 segundos a una velocidad media de 9,35 nudos.

Hoy, a las 21 horas, 17 minutos y 24 segundos, Gerard Marín (29 años) y Ludovic Aglaor (44 años) han cruzado la línea de llegada de la Barcelona World Race y son la octava tripulación que completa la regata. El Fòrum Marítim Català ha tardado 112 días, 07 horas, 17 minutos y 24 segundos para hacer el recorrido teórico de 25.200 millas, a una media de 9,35 nudos. De hecho han navegado 28.662 millas, a una media de 10,63 nudos.

Esta ha sido la primera vuelta al mundo a dos tanto para Gerard Marín como para Ludovic Aglaor. El patrón catalán se convierte, además, en el navegante más joven de esta edición de la regata que completa el recorrido. Para Ludovic, ésta es su segunda circunnavegación.

El Fòrum Marítim Català es el antiguo Kingfisher, que fue luego el Educación Sin Fronteras con el que Albert Bargués y Servane Escoffier completaron la primera edición de la Barcelona World Race en quinta posición. A inicios del año 2010 el barco fue totalmente reformado y puesto a punto con las últimas innovaciones de la clase IMOCA. Es un diseño del gabinete Owen-Clarke Design, construido en el año 2000 en Nueva Zelanda, que con Ellen MacArthur a la caña ganó la EDS Challenge 2001 y la Route du Rhum 2002 y fue segundo en la Vendée Globe 2000-2001

Emoción en el Portal de la Pau para recibir al Fòrum Marítim Català

Ludovic Aglaor y Gerard Marín, FMC © JEAN MARIE LIOT / DPPI

  • Marín y Aglaor terminan la Barcelona World Race tras 112 días y 7 horas

  • El catalán es el participante más joven que termina esta vuelta al mundo a dos

La emoción ha presidido esta noche la llegada a Barcelona del Fòrum Marítim Català, el octavo barco que termina la vuelta al mundo a dos. Gerard Marín, el figuerense de 29 años, y el bretón Ludovic Aglaor han reconocido estar “tocados” por la cantidad de gente que los esperaba en el Portal de la Pau.

Tras cruzar la línea de llegada, Marín ha destacado que en estos 112 días, 7 horas, 17 minutos y 24 segundos de regata “ha habido muchos buenos momentos y muchos malos”. Entre los primeros ha recordado las primeras planeadas a la altura de Canarias –“teníamos mucho viento, íbamos planeando como animales”- y también la salida de Wellington en Nueva Zelanda, donde tuvieron que parar para reparar la potabilizadora del agua: “Era una parada técnica desagradable pero navegamos bien”. Todo ello sin olvidarse del momento de “cruzar Hornos, por supuesto, un cabo soñado”.

Por su parte, Aglaor ha destacado en especial tres momentos: “El Pacífico fue realmente genial. La salida también fue muy buena. Y el otro gran momento fue hace 10 días porque no pensábamos llegar tan pronto. Estábamos en las Canarias y vimos la posibilidad de acelerar y llegar más rápido a Gibraltar. Pensábamos que llegaríamos a principios de mayo”. 

El catalán, el navegante más joven que ha terminado esta segunda edición de la Barcelona World Race, ha reconocido el “salto muy grande” que ha realizado, al pasar de navegar en mini a un imoca y de ir en solitario a hacerlo con un compañero: “El salto del mini al Imoca es un salto difícil. Son dos mundos muy diferentes. El mini es más permisivo. Te puedes permitir más errores. Aquí se pagan muy caros. Las roturas son muy diferentes. Navegar a dos también es un gran cambio. En el mini yo hacía lo que quería y aquí tienes que compartirlo y tener más mano izquierda, ceder cuando toca”.

Aglaor ha reconocido en este sentido que “la dificultad ha estado en las costumbres de cada uno”.

El presidente de la Fundació Navegació Oceànica Barcelona, Pere Alcober, ha sido el encargado de darles la bienvenida a la ciudad. En el acto ha estado acompañado por Jesús Turró, presidente de la Real Asociación Nacional de Cruceros; José María Martín Puertas, vicepresidente de la Real Federación Española de Vela; Toni Tió, presidente del Fòrum Marítim Català, y Tomàs Gallart, presidente de la Associació Catalana de Ports.

Ésta ha sido la primera vuelta al mundo de Gerard Marín y la segunda en regata de Ludovic Aglaor.

El Fòrum Marítim Català es el antiguo Kingfisher, en el que Ellen McArthur terminó segunda en la Vendée Globe del 2000-01, rebautizado hace cuatro años como Educación sin Fronteras, que terminó quinto la primera Barcelona World Race con Albert Bargués y Servane Escoffier, en 2007-08.

A bordo se combinaban en esta ocasión la experiencia de Ludovic Aglaor, conocedor de los mares australes, y la juventud de Gerard Marín, uno de los nuevos valores de la vela oceánica española, procedente de la vela ligera y de la clase mini.

El primer momento de gloria lo tiene el Fòrum Marítim Català en la salida, cuando se coloca primero durante unos pocos minutos. Como era de esperar, la diferencia de velocidad de los nuevos diseños le pasa pronto factura. Y una mala elección al buscar viento por el este en la primera noche lo relega al pelotón de cola, del que prácticamente ya no consigue salir. De hecho, cruza Gibraltar el 5 de enero, dos días después del líder, el Virbac-Paprec 3.

Tres días más tarde, Gerard celebra su 29 cumpleaños camino de Canarias –que pasan 24 horas después, entre Fuerteventura y Gran Canaria- en plena batalla con el We Are Water, elCentral Lechera Asturiana y un sorprendente Hugo Boss. La sorpresa del navegante de Figueres es aún mayor cuando el 12 de enero confiesa que acaban de adelantar el barco de Andy Meiklejohn y Wouter Verbraak por sotavento.

Reconocimiento de la UNESCO

Pasan el ecuador en undécima posición, pero caen al farolillo rojo en el Atlántico Sur. Su decepción queda compensada por el reconocimiento que la UNESCO, a través de su Comisión Oceanográfica Intergubernamental, hace de su labor a bordo del Fòrum Marítim Català recogiendo muestras del agua para estudiar su salinidad y temperatura.

Marín y Aglaor no se conforman con ser los últimos. Siguen luchando y se rehacen poco antes de entrar en el Índico, escondiendo su opción táctica al hacer uso del modo furtivo: cuando el 3 de febrero reaparecen en el informe de posiciones, el cálculo los coloca 0,2 millas más cerca de la línea de llegada que el We Are Water. La necesidad del Central Lechera Asturiana de desviarse a Ciudad del Cabo para reparar la quilla permite que Marín y Aglaor escalen a la décima posición.

Superan el primer temporal pero se quedan sin potabilizadora

El 9 de febrero Gerard vive su primer temporal de los cuarenta rugientes, que le aporta nuevos conocimientos: “Arriamos la mayor antes de lo que yo hubiera hecho. Aquí todo cambia muy rápido y te puedes meter en un lío si te pilla el toro”, reconoce al dar cuenta de los vientos sostenidos de más de 45 nudos y rachas de hasta 55 que les trae un frente frío. Y tres días después insiste: “Es impresionante, ves bajar el barómetro en picado y el cielo se va volviendo cada vez más gris. Vas mirando hacia atrás intranquilo esperando que llegue. De golpe el viento sube 10 nudos, y poco a poco sigue subiendo más, parece que no tenga límite. Mientras, el mar se va volviendo blanco. Con la mayor arriada y el solent izado hacíamos puntas de 20 nudos de velocidad  planeando. El barco se mostró muy estable, hubiéramos podido navegar con la mayor con tres rizos, pero en ese momento no teníamos la certeza de que no entrara una racha de 60 ó 65 nudos, y tan sólo basta una para sufrir una desgracia”.

El Índico ve cómo el Fòrum Marítim Català se va distanciando paulatinamente de sus dos grandes rivales en la regata, el Central Lechera Asturiana y el We Are Water, que ya no le darán alcance, pese a que Marín y Aglaor se ven obligados a parar en Wellington el 1 de marzo: la potabilizadora se ha estropeado, se les han acabado sus bombas de succión de recambio y están pasando sed.

La desilusión de ver que no podrían terminar su vuelta al mundo sin parar, como querían y como ya había hecho este mismo barco en las dos anteriores circunnavegaciones, pronto da paso a nuevas percepciones: “A nivel psicológico estas 48 horas nos han ido bien para cargar pilas y sermás objetivos para afrontar lo mucho que todavía nos falta”, escribe Marín poco después de zarpar de Wellington, donde no están ni un minuto más de las 48 horas prescritas por las Instrucciones de Regata.

A partir de Nueva Zelanda, el Fòrum Marítim Català apenas cede millas a sus predecesores, y en el caso del Hugo Boss recupera mucho terreno. En el Pacífico, apenas perdió un día con respecto al barco de Meiklejohn y Verbraak, pese que en teoría éstos navegaban en las condiciones ideales para su velero.

Pierden terreno en el Atlántico Sur, pero la formación de una borrasca entre el Hugo Boss y el Fòrum Marítim Català a la altura de las Canarias permite que Marín y Aglaor recorten más de 600 millas en pocos días.

Tras entrar en el Mediterráneo en condiciones favorables, afrontan una ceñida que les permite llegar a Barcelona y cumplir su objetivo de terminar la primera vuelta al mundo de Gerard Marín, la segunda de Aglaor y la tercera del Fòrum Marítim Català.

 

 

 


Tel: +34 91-6319190           info@fondear.com 


© Copyright 2011   Fondear, S.L.