e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2011

 

BWR - La lucha se intensifica

Un océano, cuatro batallas

© Benoit Stichelbaut / Mirabaud

  • El Virbac-Paprec 3 se acerca al meridiano del cabo Leeuwin, tras superar las primeras 10.000 millas.

  • El MAPFRE, el Estrella Damm y el Groupe Bel luchan por la segunda posición separados por 140 millas.

  • El Mirabaud y el Neutrogena continúan su match race separados por sólo dos millas.

Tras haber superado esta madrugada las primeras 10.000 millas de la regata, el Virbac-Paprec 3 continúa ampliando la distancia sobre sus perseguidores. A poco más de 700 millas del meridiano del cabo Leeuwin, Jean-Pierre Dick y Loïck Peyron ya van en búsqueda de la barrera de seguridad australiana con el 40 por ciento de la competición superada.  Según el parte de posiciones de esta tarde, la embarcación francesa, defensora del título,  aventaja al MAPFRE en 617 millas.

La gran extensión de mar en la que navega la flota hace que los barcos estén bajo la influencia de una meteorología muy heterogénea. Basta decir que del primero al último cubren dos terceras partes del océano Índico. No es extraño entonces, ver cómo nacen muchas regatas dentro de la regata, con luchas que permiten incluso navegaciones a la vista como sucediera hace dos días con el Estrella Damm y el Groupe Bel.

 

La batalla de Ámsterdam

Iker Martínez y Xabi Fernández, que hasta hace 30 horas sólo miraban hacia adelante, con la proa puesta en la estela del Virbac-Paprec 3, ya comienzan a sentir la presión de los dos veleros rojos. Apenas superada la puerta de seguridad de Amsterdam, tanto el Estrella Damm como el Groupe Bel han comenzado a atacar la segunda posición de la clasificación general en manos del MAPFRE. Alex Pella y Pepe Ribes le ha descontado 25 millas en un día a los patrones vascos y se sitúan a 67.

Kito de Pavant y Sébastien Audigane, por su parte, han revertido la tendencia de alejarse de Iker y Xabi para aproximarse seis millas. Quien no lo tiene tan fácil es el Renault Z.E. que navega en un sistema meteorológico distinto. Si bien se acercó 30 millas en 24 horas, aún está a 393 del MAPFRE.

 

Kerguelen, Crozet y Agulhas

La disputa por el sexto puesto entre el Mirabaud y el Neutrogena está cada vez más emocionante. A 580 millas del Renault Z.E. y 660 por delante del GAES Centros Auditivos, el barco del Dominique Wavre y Michèle Paret y el de Boris Herrmann y Ryan Breymaier están separados por dos escasas millas. Y el través-aleta con rumbo sureste que los lleva hacia el archipiélago de Kerguelen promete decantarse a favor de quien más aguante en esta posición respecto al viento, como si se tratase de una regata de triángulo.

Igual de incierta es la definición del duelo que mantienen el GAES Centros Auditivos y el Hugo Boss. Las 110 millas de ventaja de Dee Caffari y Anna Corbella ya no parecen un gran colchón, cuando ayer la separación eran de 180. Sobre todo cuando el Hugo Boss se acerca a la puerta de Crozet desde el sur, donde disfruta de vientos de mayor intensidad y mejor ángulo.

La última batalla está en Agulhas. El Fòrum Marítim Català y el We Are Water ya han dejado atrás la primera puerta de seguridad del Índico. Las 140 millas de separación parecen estabilizadas entre ellos, pero ninguno de los dos puede descuidarse del Central Lechera Asturiana. Tras la parada técnica en Ciudad del Cabo, Juan Merediz y Fran Palacio se han reintegrado a la competición con energías renovadas y con un viento portante que los tiene lanzados a más de 15 nudos desde que soltaron amarras.

 

Han dicho:

Ludovic Aglaor (Fòrum Marítim Català): “Una noche con un poco de saltos. Saltando olas y con un viento con una fuerte connotación política, un golpe de la izquierda, otro golpe que viene por la derecha, otro golpe de nuevo, después nada, por ello, pobres electores que estamos hechos, ha hecho falta remangarse y pasar la noche haciendo maniobras, con el fin de no sombrear una crisis de capitalización de nuestras millas conseguidas que son toda nuestra fortuna”.

Juan Merediz (Central Lechera Asturiana):“Ya estamos aquí, en el Índico Sur. Primera noche, por fin viento como esperábamos. Podéis imaginaros el ánimo a bordo. Ya sabéis que "lo que no te mata te hace fuerte" y hemos estado muy cerca de ser el tercer barco en tener que dejarlo. Esas 1.880 millas no las vamos a olvidar, ninguna de ellas...”

Toño Piris (Renault Z.E.):“Vamos en dirección de la puerta Ámsterdam que está a unas 350 millas por proa con una temperatura del mar de 16 grados. La temperatura del mar es la que marca la temperatura general; así que, como todavía no hace frío serio, la vestimenta es un poco lio. Si te pones muchas capas no te puedes ni mover en las maniobras y acabas chorreando de sudor. Si te pones pocas, estas destemplado y encogido. Luego Murphy ya se encarga de que la hayas cagado en tu elección...”

Gerard Marín (Fòrum Martítim Català): “Estamos bastante contentos, hemos conseguido pasar al We Are Water, aunque también estamos un poco decepcionados porque creíamos que podríamos mantenernos en la zona de influencia del frente. Esta noche se nos ha escapado y nos ha alcanzado una baja. Vamos a ver como salimos de ella”.

La lucha por el podio, al rojo vivo

Boris Herrmann © Neutrogena

  • El Estrella Damm recorta diferencias al MAPFRE mientras se acercan a la Barrera Australiana con el Groupe Bel a la expectativa

  • El Mirabaud y el Neutrogena navegan casi en un pañuelo y el Hugo Boss redobla su ataque al GAES Centros Auditivos

  • Iker Martinez expresa su preocupación por la fatiga del material

La lucha por los dos últimos puestos del podio se ha recrudecido, a medida que el Estrella Damm ha recortado a 35 millas su diferencia respecto del MAPFRE y el Groupe Bel busca por el sur más viento que sus rivales más directos. Por detrás, el Renault Z.E. avanza agazapado a la espera de una oportunidad para acercarse a estos puestos privilegiados.

Iker Martínez explicó ayer que durante varios días no han podido recibir las previsiones meteorológicas por un problema de su equipo de comunicación, algo que probablemente ha influido en su rendimiento, así como el cansancio acumulado por las horas que han dedicado a reparar una vela dañada durante un chubasco. El bimedallista vasco comentó también que no pudieron atravesar la vaguada que hasta hace un par de días los impulsó con vientos “muy violentos” del sur, porque cuando entraban en la zona de transición el viento se volvía muy errático y no les permitía llegar al lado este del fenómeno meteorológico. “Nos quedamos en una zona de nadie”, añadió, y el resultado ha sido que el líder se les ha escapado y el Estrella Damm se les ha acercado.

 

“Nosotros atacamos siempre”

El barco cervecero no piensa cejar en su ataque. “Nosotros atacamos siempre”, ha comentado hoy Pepe Ribes desde un Estrella Damm que avanzaba con viento de popa, un espi pequeño, una trinqueta y toda la mayor, con el objetivo de “navegar más rápido” que MAPFRE y Groupe Bel. “Al Virbac-Paprec 3 no lo vemos desde el estrecho de Gibraltar, está haciendo una regata increíble, pero de momento su regata no es nuestra regata”, ha añadido.

El líder, que esta madrugada ha llegado al primer sector de la Barrera Australiana, se ha movido en un sistema meteorológico distinto del resto de la flota, lo que le ha permitido ser, un día más, el más rápido de toda la flota y distanciar al segundo en 770 millas.

 

El Mirabaud vuela a 21 nudos

Detrás, el Mirabaud y el Neutrogenamantienen desde hace unos días una dura regata particular, en la que Dominique Wavre y Michèle Paret se escapan cada vez que Boris Herrmann y Ryan Breymaier parecen tenerlos a un tiro de piedra. La pareja más veterana de la flota ha controlado hasta ahora el ataque de una tripulación que se ha confesado “novata” pero que dice aprender a marchas forzadas. En las últimas cinco horas el Mirabaud ha volado a más de 21 nudos y ha vuelto a escaparse a 14 millas de sus perseguidores.

Mayor es la distancia entre el GAES Centros Auditivos y el Hugo Boss, que durante la noche ha acercado al barco de Dee Caffari y Anna Corbella, pero éstas han recuperado ventaja en las últimas horas.  

Una “calma tensa”, en palabras de Juan Merediz, reinaba ayer a bordo del Central Lechera Asturiana, a la espera de la llegada de un viento fuerte de componente oeste que debería hacerlo planear a gran velocidad en los próximos días. Esta mañana Fòrum Marítim Català y We Are Water, situados más al sur, han empezado a beneficiarse de estos vientos que los empujarán hacia el corazón del Índico Sur. “Las condiciones de navegación parece que van mejorando tras unos días de mucho desgaste”, ha comentado Jaume Mumbrú desde el We Are Water.

 

El despiste de los horarios

A medida que los barcos se desplazan hacia el este, entran en zonas horarias más tempranas. Algunos barcos viven de acuerdo con este horario cambiante, mientras otros mantienen su horario GMT durante toda la regata. Si bien esto simplifica su navegación -la navegación se realiza de acuerdo con la hora GMT- a veces lleva a confusiones. “No sé si estoy desayunando o almorzando”, ha escrito esta madrugada Dee Caffari desde el GAES Centros Auditivos.

El hecho de que la noche sea cada vez más corta a medida que los barcos bajan hacia el sur –la noche a bordo del Estrella Damm apenas dura cinco horas, según ha comentado hoy Ribes- añade aún más confusión.

 

La tensión de los icebergs

Más tensión supone la cercanía de hielos flotantes, como ponen de relieve diversos participantes. “Mientras os escribo vamos a 25,7 nudos. A esta velocidad una pieza de hielo de la medida de un coche destruiría la proa del barco hasta el punto de tener que abandonarlo y dejar que se hundiera. Si chocamos contra esto sería como un encuentro de fuerzas de objetos (sin duda) inamovibles”, ha escrito Ryan Breymaier desde el Neutrogena. Ribes, por su parte, más experimentado en navegar por el océano Austral, ha agradecido la existencia de las puertas de seguridad: “De momento solo hemos estado tres veces a rumbo de un iceberg. Si no hubiera puertas, hubiesen sido cincuenta veces, lo que implica más riesgo".

 

Han dicho:

Iker Martínez (MAPFRE): “Hemos estado unos días incomunicados por problemas con internet, la navegación, los partes meteorológicos… Hemos estado en una zona complicada, difícil navegar donde no hay cobertura, ni conexión. Han sido unos días complejos y complicados. Ahora tiene mejor pinta”.

Juan Merediz (Central Lechera Asturiana): “El objetivo, desde siempre, es terminar la Barcelona World Race. Queremos ser competitivos, nadie se quiere ir a casa. Estamos convencidos de que podemos”.

Kito de Pavant (Groupe Bel) “Hemos aprovechado las últimas 24 horas mucho más que los últimos días. De momento no nos aburrimos. A bordo falta adaptar las velas a estas condiciones inhabituales, ya hemos repasado toda la ropa de la señora vaca hasta optar finalmente por el  gran "spi frankenstein" y la vela mayor izada (esto hacía mucho tiempo que no se había visto...)”.

Dee Caffari (GAES Centros Auditivos): “Otra puerta de hielo en nuestra lista mientras escribo. Ahora podemos arribar un poco, izar la vela de portantes y ponernos la próxima puerta como objetivo. Cada hito ayuda y es otro impulso de moral para cruzar el próximo de la lista. Hemos sido bendecidas con viento decente, de una dirección decente, que nos hace progresar hacia al este”.

Ryan Breymaier (Neutrogena): “Dentro de 20 millas vamos a pasar una posición de iceberg según nuestros gráficos. Es angustioso, porque si hay uno de los grandes que los satélites pueden ver, quiere decir también que hay trozos pequeños. Vamos a 25,7 nudos. A esta velocidad una pieza de hielo de la medida de un coche destruiría el frente del barco hasta el punto de tener que irnos y dejar que se hunda. El satélite sólo ve las cosas superiores a 150 metros”.

 

 

 

 


Tel: +34 91-6319190           info@fondear.com 


© Copyright 2011   Fondear, S.L.