e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2011

 

BWR - We Are Water 9ª posición

Por el momento, ganar norte

  • El We Are Water sigue su avance hacia el norte con los alisios, vientos que no le dejarán hasta de aquí a por lo menos 48 horas.

  • Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí se plantearán los próximos días su aproximación al estrecho de Gibraltar.

El We Are Water prosigue su ruta hacia el estrecho

 

Un alisio inestable ralentiza la progresión del We Are Water hacia el estrecho de Gibraltar

Las condiciones actuales no son las más propicias para la progresión del barco de Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí, que navega con un ángulo de ceñida limitado a causa de una avería en el sistema de orientación lateral de su deriva.

La situación meteorológica es compleja, ya que una baja presión situada frente a Portugal se reforzará y moverá en dirección SW para centrarse cerca de Madeira durante el fin de semana. Esta situación perturba el patrón habitual de los alisios, generando vientos de Noroeste en la latitud de Canarias. El We Are Water, situado más al sur, no puede alcanzar estos vientos y se debate con vientos débiles de componente NE que dificultan el avance hacia el Estrecho.

"Con la información meteorológica que manejamos, estimamos llegar al estrecho en unos nueve días, pero todo depende de cómo se mueva la baja presión" comenta Cali Sanmartí.

Asimismo, Sanmartí ha añadido como hace unos días cambiaron el cuerpo de la desalinizadora del barco, al percibir que el agua resultante del proceso de potabilización tenía un gusto cada vez más salado debido a la saturación de su membrana. Desde la salida de Barcelona, la potabilizadora del We Are Water acumulaba más de 220 horas de funcionamiento.

Precisamente en relación con el agua potable de a bordo, Cali ha querido destacar la importancia de la gestión de los recursos en una vuelta al mundo, y como esto les ha sensibilizado aún más respecto a la importancia que tiene el agua potable en nuestro planeta. Además, Cali ha destacado la labor de la Fundación We Are Water para preservar el agua en los lugares más necesitados del planeta y la necesidad de fomentar una nueva cultura del agua.

Después de dos días haciendo frente a vientos débiles y de proa, el We Are Water saca provecho de un frente frío que barre de Oeste a Este su zona de navegación, generando vientos moderados de componente Oeste. Jaume Mumbrú explicaba así el esperado cambio "ayer alcanzamos finalmente el nuevo viento, izamos el spi y ponemos proa a nuestro próximo gran objetivo, Gibraltar. Aliviados contemplamos como el barco avanza alegre y las millas al Estrecho por fin empiezan a caer a gran velocidad".

 

El We Are Water ya navega por el Mediterráneo

Tras cruzar el domingo por la mañana el estrecho de Gibraltar (a las 9 hora española), el We Are Water progresa ciñendo en el Mar de Alborán. Este mediodía le separaban de Barcelona menos de 400 millas.

Respecto al paso del Estrecho, Jaume ha comentado que lo cruzaron entre alegres y aliviados. "Estuvimos tres días apretando fuerte, navegando rápido con el frente. Fue un alivio pasar, pues éramos conscientes de la previsión de levante fuerte que se acercaba. A estas alturas, con la fatiga acumulada por el material, hubiera sido muy arriesgado cruzar el estrecho con temporal de levante", comentó Mumbrú

El We Are Water cierra la Barcelona World Race 2010

  • Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí cruzan la línea de llegada a las 18:58:32. Han empleado 132 días, 4 horas, 32 minutos y 32 segundos a una velocidad media de 7,94 nudos

A las 18:58:32 el We Are Water cruzó la línea de llegada de la Barcelona World Race frente al Hotel W de la Ciudad Condal. Los catalanes Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí , novenos clasificados, se convirtieron así en el último dúo que consigue completar la gesta de la vuelta al mundo a dos. De este modo concluye una exitosa Barcelona World Race, en que nueve de los catorce barcos que tomaron la salida el 31 de diciembre han logrado regresar a la Ciudad Condal.

La media de velocidad del We Are Water sobre el recorrido teórico de 25.200 millas ha sido de 7,94 nudos, aunque en realidad ha recorrido 30.282 millas náuticas a 9,54 nudos de media.

Sanmartí y Mumbrú han completado la que para ambos es su primera vuelta al mundo. Mumbrú, abogado de 45 años, cumple un sueño tras su larga experiencia en la clase Mini y su participación en la Vuelta a Europa en el IMOCA Open 60 Optral en 1999. Para el ingeniero industrial de 41 años Cali Sanmartí, esta primera Barcelona World Race completa una variada carrera oceánica en la que destaca su participación en la Sydney-Hobart 2009. El barco, el antiguo Cheminées Poujoulat de Bernard Stamm, es un probadísimo diseño de Pierre Rolland, botado en el año 2.000, y que se ha impuesto en dos vueltas al mundo.

En esta Barcelona World Race, Mumbrú y Sanmartí han llevado alrededor del planeta el mensaje de la Fundación We Are Water, que trata de sensibilizar a la sociedad sobre las consecuencias derivadas de la escasez de agua y la importancia de aprovechar los recursos hídricos.

La Barcelona World Race termina con la emotiva llegada del We Are Water a la Ciudad Condal

  • Los barceloneses Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí completan su primera vuelta al mundo a bordo de uno de  los barcos con más solera de la flota

  • El Portal de la Pau se llena de público y emoción para recibir al noveno y último barco de la regata

La Barcelona World Race 2010 ha concluido oficialmente en su vertiente deportiva al cruzar la línea de llegada el We Are Water, noveno y último barco que ha logrado completar el recorrido de 25.200 millas alrededor del planeta. A las 18:58:32 Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí detenían el crono con un registro de 132 días 4 horas y 58 minutos y 32 segundos. Ambos patrones conseguían así cumplir su sueño de terminar su primera vuelta al mundo, en que han promovido el mensaje de concienciación sobre el cuidado del agua de la Fundación We Are Water. Sanmartí y Mumbrú han alcanzado este éxito a bordo de uno de los barcos más antiguos de la flota, botado en 2000 y que cuenta en su palmarés dos victorias en vuelta al mundo y un récord del Atlántico.

La emoción se dejaba ver en las caras de los patrones barceloneses al amarrar en el concurrido portal de la Pau de su ciudad y por fin abrazarse a sus seres queridos y recibir el cálido y sentido homenaje del numeroso público reunido. Jaume Mumbrú, abogado de profesión con un amplio currículum náutico, se mostraba muy agradecido tras cruzar la línea de llegada: “Nosotros, que somos navegantes no profesionales de Barcelona,  hemos sentido que representábamos a tantos y tantos amateurs que aman la vela y el mar y que no pueden llegar a competir en una regata como esta. Me siento un escogido porque dar una vuelta al mundo es algo reservado para unos cuantos  privilegiados porque muchos lo intentan y pocos lo consiguen. Tuvimos la oportunidad y no la podíamos dejar pasar. Lo único que podemos expresar es gratitud y el sentimiento de ser unos auténticos privilegiados”.

Cali Sanmartí, ingeniero industrial bregado en mil regatas, irradiaba felicidad al volver a su ciudad tras completar la circunnavegación: “Es difícil hablar viendo tanta gente conocida, con Barcelona aquí delante, acabando una vuelta al mundo, una regata inmensa. Jaume y yo somos muy afortunados de tener una regata que sale de casa y llega a casa, lo cual es increíble. Este es un momento mágico”.

Una vez en puerto y ante un público entregado, Jaume Mumbrú destacó especialmente la importancia de llevar el mensaje de sensibilización sobre los recursos hídricos de la Fundación We Are Water alrededor del mundo: “Nos ha ayudado mucho llevar los colores de una organización que transmite un mensaje y unos valores que han encajado perfectamente con el espíritu de nuestra regata y de nuestra historia”.

Ambos patrones coincidían en que se han sentido humildes ante la inmensidad y la fuerza del mar en una embarcación de 60 pies. “Creas una simbiosis con el barco y la naturaleza. Por mucha tecnología y medios que tengas, allí te sientes pequeño y te das cuenta que, si te integras, los mares quedan en tu mente. La naturaleza y lo que hemos vivido no lo olvidaré nunca”, afirmaba Sanmartí.

Para superar todos los reveses durante más de cuatro meses en el mar, en el We Are Water han ido paso a paso sin perder de vista el objetivo. En este sentido, Jaume Mumbrú aseguraba: “Una de las cosas de las que estamos más contentos y uno de los secretos es que nunca hemos perdido de vista nuestro objetivo. Nos hemos fijado en ello, escuchando al barco, no poniéndonos en la línea roja porque eso tendría un coste. Nuestro compromiso con el proyecto era acabar la regata, que es un objetivo muy difícil. Cualquiera que consigue acabar, gana”.

Tras la larga circunnavegación, los patrones del We Are Water sólo pensaban en pasar tiempo con sus seres queridos “Ahora toca vivir lo más humano, sentir el calor, la piel. Lo demás ya vendrá”, concluía Sanmartí.

El delegado de deportes del Ayuntamiento de Barcelona y presidente de la Fundació Navegació Oceànica Barcelona, Pere Alcober, ha dado la bienvenida a la ciudad al equipo We Are Water, acompañado del adjunto a la presidencia del Port de Barcelona, Joan Colldecarrera.

 

La regata del We Are Water

El We Are Water ha protagonizado una regata dura que ha requerido el máximo esfuerzo de sus patrones, Jaume Mumbrú y Cali Sanmartí, y dos paradas técnicas (en Wellington y Ushuaia) para cumplir su objetivo. Este no era otro que completar la circunnavegación llevando el mensaje de la Fundación We Are Water alrededor del mundo, ayudando en la concienciación sobre la escasez de recursos hídricos. De paso, ambos patrones cumplían un sueño largamente buscado, un reto personal al alcance de muy pocos, como es completar una vuelta al mundo.

El inicio de la Barcelona World Race fue muy positivo para el We Are Water, con una navegación muy acertada en las primeras dos noches, y logró pasar el estrecho de Gibraltar con cuatro barcos por la popa.

Ya en el Atlántico llegó el primer contratiempo. El primer frente con entre 25 y 30 nudos de proa originó un incidente al fallar el piloto automático en mitad de la noche. Con el barco medio volcado, Cali Sanmartí sufrió una contractura de espalda que le dejó postrado obligando a Jaume Mumbrú a trabajar al límite casi hasta Canarias.

Este esfuerzo y cansancio extra originó otro incidente a la altura de Cabo Verde: la pérdida de un spinnaker en una maniobra de arriada, que lo dejó inservible tras caer al agua. Era una mala noticia justo cuando comenzaban a soplar alisios, pues se quedaban sin la vela más conveniente, viéndose sobrepasados por todos sus rivales. Fue un duro golpe anímico para Mumbrú y Sanmartí, que escribieron: “Tras la rotura estamos perdiendo contacto con los barcos cercanos, pues las condiciones actuales (20-24 nudos NE) son perfectas para la vela perdida. Navegamos en su lugar con el gennaker fraccionado, lo que nos hace unos 2 nudos más lentos cada hora y nos obliga a navegar 10 grados más orzados »

Sin embargo, el paso de las calmas ecuatoriales fue poco menos que ideal para el We Are Water, que encontró la ventana perfecta para no detenerse. Ya en el Atlántico Sur adelantaron al Fòrum Marítim Català y se acercaron al grueso de la flota. Fue probablemente el momento más dulce de la regata para el We Are Water, que tras casi veinte días de regata estaba a poco más de 300 millas del líder, por aquel entonces el Estrella Damm.

El anticiclón de Santa Helena, sin embargo, produjo un corte entre la cabeza de la flota y los tres últimos (Central Lechera Asturiana, Forum Marítim Català y We Are Water), que se quedaron descolgados. El Gran Sur con sus puertas de seguridad fue complicado para el Sanmartí y Mumbrú, que tuvieron poca suerte con la meteorología, ya que cada vez que tenían que ascender hacia las puertas encontraban vientos de proa, siendo el We Are Water un barco radicalmente concebido para vientos portantes.

Agua y electrónica no se llevan bien

La navegación transcurrió sin incidentes hasta el mar de Tasmania, donde se formó una fuerte borrasca justo sobre ellos, con entre 50 y 60 nudos de proa que pronto pasaron a ser de popa. Esto originó un oleaje muy peligroso y en una clavada de proa una ola de popa los atravesó y escoró el barco brutalmente, rompiéndose la lona protectora del tambucho y entrando gran cantidad de agua en la cabina. En ese momento se produjo un apagón electrónico a bordo y saltaron todas las alarmas. Mumbrú y Sanmartí pusieron el We Are Water a la capa y empezaron a achicar. Poco a poco fueron recuperando equipos, pero algunas piezas se habían dañado. Esperaron una calma para reparar que nunca llegó. Así, el mar no les dio tregua y les obligó a plantearse una parada en Wellington. Pero pasando el Estrecho de Cook sin intención de detenerse la meteorología se complicó y les hizo dar media vuelta y fondear unas horas. Las condiciones de viento duro de proa aconsejaban una escala para asegurarse de que el barco podía seguir adelante tras el incidente de la ola.

La rotura de la botavara

Al retomar la salida las condiciones fueron mejores, con vientos portantes moderados hasta unas 1500 millas de Hornos, donde encontraron una gran borrasca con vientos densos del sur de entre 50 y 60 nudos, que tuvieron que afrontar con las máximas precauciones, arriando solent y mayor. Pero un inexplicable golpe de mala suerte rompió la botavara en una ola cuando navegaban sin problemas con el tormentín. “Nunca antes habíamos recogido y fijado con tanto cuidado y rigor la botavara y la vela mayor. No entendemos qué ha podido ocurrir. Nos miramos con rabia. Esta no la esperábamos…”, escribieron los patrones. Mumbrú y Sanmartí se plantearon si podrían arreglarlo fondeados cerca de Ushuaia por sus propios medios, pero el intenso frío complicaba que la reparación fuese fiable. Así, los patrones valoraron que lo más correcto era efectuar una parada en Ushuaia.

Reparada la botavara reemprendieron la marcha en el Atlántico, que salvo una borrasca cerca de Malvinas les presentó pocas dificultades serias, aparte de largos días de ceñida prácticamente hasta Madeira. Allí encontraron un frente que les acercó más rápido al Estrecho de Gibraltar y al Mare Nostrum, el último y tranquilo tramo hacia el éxito de la llegada a Barcelona. “Nos adentramos de nuevo en el Mediterráneo con un mar suave y una luz intensa, con la sensación de volver a un lugar conocido. Estamos en la recta final de nuestro largo viaje”, explicaban felices Mumbrú y Sanmartí.

 

Fundación We Are Water

La Fundación We Are Water, impulsada por la empresa Roca, tiene como objetivo sensibilizar a la población sobre la necesidad de paliar los efectos negativos relacionados con la falta de recursos hídricos en el mundo fomentando una nueva cultura del agua y mediante el desarrollo de proyectos de cooperación y ayuda a diversas organizaciones como Educación Sin Fronteras, Fundación Vicente Ferrer, Intermón Oxfam y Unicef.


 


Tel: +34 91-6319190           info@fondear.com 


© Copyright 2011   Fondear, S.L.