e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

Barcelona World Race:

Las claves de una regata

 

El pasado 11 de Noviembre comenzaba la Barcelona World Race con máxima expectación como lo demostraron las 650 embarcaciones que siguieron la salida y las más de 500.000 personas que la siguieron desde tierra.

 

El 7 de Diciembre Alex Thomson y Andrew Cape en su Hugo Boss consiguen batir tres veces consecutivas el record de distancia recorrida en un Open 60 pies consiguiendo 500,01 millas náuticas navegadas en 24 horas. Una auténtica cifra mágica conseguida gracias a un viento mantenido de 30 a 35 nudos por la aleta y con oleaje en la misma dirección del viento que permitieron planeadas a más de 25 nudos.

 

 

  

El 8 de Diciembre el PRB rompe el palo a 630 millas de Ciudad del cabo lo cual detiene en seco a Vicent Riou y Séb Josse. El choque con una ola rompió los 3 últimos metros del palo. Un día después el Estrella Damm se dirige a Ciudad del Cabo a reparar el timón de babor debido al impacto con algo desconocido el día anterior. El día 14 debe abandonar definitivamente la regata al no poderse garantizar la seguridad del barco. El 11 de Diciembre el Delta Dore rompe el mástil teniendo que ser remolcado hasta Ciudad del cabo. El 17 de Diciembre el Veolia también pierde el palo unas horas después de su parada y reparación en las islas Kerguelen, al clavar su proa en una fuerte ola. Tras montar un aparejo de fortuna consiguen ya fuera de la regata alcanzar las costas Australianas habiendo navegado las últimas 2.000 millas a 5 nudos.

  

El 16 de Diciembre el Temenos II tuvo que detenerse en Wellington para reparar problemas surgidos en su quilla basculante debido a un problema en la corrosión del eje. También lo hace en Wellington el Hugo Boss para reparar los timones y también el Mutua Madrileña para reparar algunos problemas y asegurar que no existiera ninguna fatiga en los materiales antes de poner rumbo hacia el Cabo de Hornos.

El día de nochevieja el Paprec-Virbac avista un gran iceberg, dejando patente el peligro de navegar en los mares del sur. El Paprec-Virbac, ganador de la regata, es uno de los últimos diseños de Bruce Farr y ha competido contra tres cascos también Farr: el Estrella Damm, el Delta Dore y el PRB. Las principales diferencias entre ellos ha sido el aparejo: mientras el Paprec-Virbac 2 y el Estrella Damm han equipado un palo clásico fijo, el PRB y el Delta Dore lo llevaban rotatorio y de perfil alar.  La más clara diferencia ha sido la superioridad en ceñida del Paprec-Virbac respecto al PRB, que se pudo ver a lo largo del bordo que ambos protagonizaron, codo a codo, en el mar de Alborán.

 

  El equipo ganador

Jean-Pierre Dick ha pasado de ejercer de cirujano veterinario a dedicarse a la vela y ser bautizado como "el navegante caballero" por una de las mayores leyendas de la verla oceánica, Loïck Peyron, con el logró una de sus dos victorias en la Transat Jacques Vabre. Jean-Pierre había disputado regatas desde muy joven, pero no dió el salto a la competición profesional hasta los 36 años. Es soltero, con 42 años, y pasa por ser un gran conocedor de la navegación en todas sus facetas. Con Damian Foxall ha formado una extraordinaria pareja. En más de una ocasión ha explicado que no se trata de dos tripulantes, sino de un equipo. En su trayectoria cuenta con una primera circunnavegación en la última Vendée Globe (2004-2005), en la que concluyó en sexta posición habiendo completado el recorrido en 98 días.

Posee triunfos también muy destacados en la Transat Jacques Vabre, y ese mismo año también acabó segundo en la Fastnet y tercero en la Calais Round Britain Race. Dick volverá a estar en la línea de salida de la próxima Vendée Globe de este año, pero con el aval de esta extraordinaria victoria en la primera edición de la Barcelona World Race.

Damian Foxall, irlandés de nacimiento, pero francés de adopción, ha vuelto a demostrar sus fabulosas dotes a bordo del Paprec Virbac. Ha sido el compañero perfecto de Jean-Pierre Dick, el que le ha dado los consejos más oportunos y el que ha corregido los defectos del barco cuando se han producido, como el día en que controló la situación cuando rompieron el stay del solent y a punto estuvieron de abandonar la regata junto a las costas brasileñas ya en dirección a Barcelona. 

Pese a su edad, Damian ha disputado 17 regatas transatlánticas y cuenta con siete circunnavegaciones una vez contabilizada esta Barcelona World Race. Ha competido en todo tipo de regatas, incluida la Copa Louis Vuitton de la America´s Cup y los Juegos Olímpicos. Ha recorrido más de 280.000 millas a largo de los últimos 25 años y en sus extenso palmarés destacan hitos como el haber sido el primer navegante no francés en ganar una manga de la exigente Solitaire du Figaro (1998). Este año, competirá de nuevo alrededor de la tierra frente a su compañero, ya que Damian pretende también estar en la línea de salida de la próxima Vendée Globe.

Hubo-Boss los segundos clasificados llegaron a la meta trajeados como dos auténticos play-boys.

 

 

Mutua Madrileña: ¡Nos lo hemos pasado "teta"!

 

Así de explicito se mostraba Bubu Sansó tras su llegada, desbordante de alegría y simpatía.  Lo primero que hizo Bubi fue agradecer a los que habían hecho posible realizar su sueño: "Gracias a Mutua Madrileña por creer en nosotros y gracias a todos los que nos han apoyado; pero, sobre todo, quiero agradecer el trabajo de nuestro equipo de tierra, sin ellos no estaríamos aquí." El patrón mallorquín se mostró muy satisfecho por su regata y explicó así los aspectos y momentos clave: "Lo hemos dado todo, pero el barco es de una generación inferior y esto, cuando vas en doble se nota mucho, ya que puedes llevar el barco al máximo de sus posibilidades. Cuando navegas en solitario, el barco lo llevas al 70 %, por esto los barcos de generaciones más antiguas pueden dar buenos resultados, pero cuando pones al límite la máquina se nota la diferencia de velocidad. Tácticamente tuvimos un momento decisivo que fue cuando nos quedamos en medio de una depresión que surgió súbitamente en el Índico Sur; nos quedamos con 10 nudos de viento menos que los demás durante casi todo un día y allí perdimos el tren de la regata. Fue una lástima."

Bubi desveló la gravedad de la avería en el sistema de inclinación de la quilla justo antes de recalar en Wellington: "Ahora ya lo podemos decir, puesto que hemos llegado y nadie va a preocuparse, pero la avería fue grave. Dos días antes de llegar a Cook, se produjo una fuga de aceite en el hidráulico que regula la inclinación de la quilla y nos quedamos sin presión y con todo el interior lleno de aceite. ¡No podíamos mover la quilla! En Wellington desmontamos el sistema en cuatro horas y los técnicos de allí se quedaron alucinados pues es un trabajo que requiere cuatro días... Finalmente, gracias a un técnico neozelandés que nos hizo las piezas de repuesto en un momento - ¡Y en domingo por la tarde! - pudimos zarpar a las 48 horas."

Por su parte, Pachi explicó que les hubiera faltado un poco más de tiempo para tener el barco totalmente por la mano: "En los primeros tramos, íbamos un poco acojonadillos... nos faltó algo de confianza hasta el Índico, yo creo que con ella hubiéramos cogido al Temenos II. Luego fue magnífico, el barco lo hemos llevado al máximo y ha sido magnífico." El regatista cántabro elogió a su compañero: "Es el compañero ideal. Es un navegante extraordinario del que he aprendido muchísimo. Merece ir a la Vendée Globe, que es su sueño, y estoy seguro que con un barco nuevo la podría ganar, por lo menos quedar entre los cinco primeros ¡Fijo!". Bubi declaró. "¡No me ha faltado nada! ¡¿Cómo me iba a faltar?! He estado en mi salsa, con patrocinador, un buen barco, un magnífico compañero y una regata alrededor del mundo... ¿Qué más puedo pedir? Además... ¡Nos lo hemos pasado teta!"

A la pregunta de cuál ha sido el secreto de la alegría extrovertida que han mostrado durante los 99 días de la regata, Bubi fue preciso: "Teníamos un objetivo y había que cumplirlo, esto te da un sentido cotidiano. Por supuesto que ha habido roces, pero después de un rato en el que cada uno iba por su lado se olvidaba todo; de todos modos, estos pequeños encontronazos ocurrían siempre con poco viento... ¡Con más de 10 nudos siempre estábamos de buen humor!"

Bubi elogió el formato de la regata y opinó sobre las roturas que han motivado la retirada de cuatro participantes: "Es muy buena idea la de las puertas, pues le dan vida a la regata. También es magnífico que exista una regata en doble alrededor del mundo. Es lo que he dicho antes: los barco se llevan al 100 % y dan de sí todo lo que se espera de ellos. Esta ha sido la causa de que hayan habido tantas roturas de palo. Navegando en doble, por ejemplo, aguantas el spi hasta límites que jamás se te ocurrirían en solitario. Esto ha hecho que esta regata haya sido un auténtico banco de pruebas del diseño y la construcción de los 60 pies IMOCA. La Barcelona World Race se complementa perfectamente con la Vendée Globe y es más dura que ella. Esto es magnífico para la clase IMOCA."

 

 

 

 

 

Educación Sin Fronteras: La fuerza de la perseverancia

 

A pesar de ser el barco de menores prestaciones, a conseguido finalizar la vuelta al mundo en 108 días, 18 horas, 55 minutos., 15 días tras el vencedor de la regata.  Albert Bargués ha disfrutado plenamente la experiencia y ahora presume de ser un hombre muy feliz, aunque ha confesado que no volverá a hacer ninguna otra vuelta al mundo. Servane Escoffier, su compañera, 21 años más joven, piensa lo contrario y va a empezar a buscar recursos económicos para estar en la línea de salida de la próxima Vendée Globe.

Ante la llegada parsimoniosamente lenta que han padecido, los dos han comentado que han sufrido mucho estos días. A punto de llegar, un problema hidráulico en la quilla casi dió al traste con el proyecto.¿Te imaginas no cumplir la vuelta el mundo en los últimos momentos por un problema mecánico?", se preguntaba el tripulante catalán.

Los dos navegantes han destacado el hecho de haber realizado la vuelta al mundo sin ninguna parada -los únicos junto al Paprec Virbac 2, el ganador absoluto- y han reconocido que han hecho la regata que más les convenía. "El barco no estaba a la altura de los otros, pero salió al mar muy bien preparado". Ambos han destacado el compañerismo a bordo, y han confesado que no les ha gustado en absoluto la comida liofilizada

Ambos destacaron que el concepto de la Barcelona World Race es una regata extraordinaria, el formato es excelente. "Es una aventura deportiva y humana única. No haber hecho ninguna escala es lo que nos proporciona esta gran felicidad”.

 

 

 

 

 

 


 

Tel: +34 91-6319190      info@fondear.com 


© Copyright 2008    Fondear, S.L.