e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2006

 

     
 

Fiesta en la meta e infierno en el mar

 

 

Ya han pasado varios días desde la victoria y record absoluto de Lionel Lemonchois, y también han entrado la mayoría de barcos a la meta de Guadalupe. Roland Jourdain ha vencido in extremis a Jean Le Cam en la categoría de monocasco IMOCA, por sólo 27 minutos de diferencia, tras 12 días y 11 horas en el Atlántico.

 

Roland Jourdain en su "Sill&Veolia" bate el record mantenido por Ellen MacArtur en 2002 con su  "Kingfisher", rebajándolo en 1 día, 1 hora y 32 minutos exactamente. Además lo ha conseguido con la botavara partida en dos desde las Azores, y habiéndola reparado uniéndola con cabos y perfiles sacados al desmontar su litera, piezas de la tabla de cartas e incluso algunos sables de la mayor que no utilizada.

 

 

Joe Seeten ha disparado la baliza Sarsat de su Pogo40 a 1.500 millas de la llegada en mitad del Atlántico (a 2.780 Km de Guadalupe). Varias depresiones consecutivas han sacudido fuertemente la flota, haciendo volcar a Jean Stalaven, o dejar en condiciones muy comprometidas el trimarán "Madinina" de Gilles Lamiré. Las condiciones dantescas sufridas por los Open 40 con vientos de unos 60 nudos y olas de 8 metros. "La mar echaba humo y espuma, Todo estaba blanco alrededor. Verdaderamente impresionante! He hecho puntas de 24 nudos! una velocidad fulgurante". Damien Grimont del "Chocolats Mombana" lo pasó fatal, al caer por la borda en un golpe de ola y quedar atrapado y sujeto al barco gracias a su arnés y línea de vida.

 

Gildas Morvan comentaba "Llevar el barco se las trae. El objetivo es lograr el compromiso para hacer que el barco vaya muy rápido pero sin romper nada a bordo. Y no es nada evidente!"

 

El barco de Joe Seeten "TMI Technologies" rompió su sistema de quilla basculante dando ésta fuertes golpes a ambas bandas y generando una vía de agua no controlada. A 640 millas al sud-oeste de las Azores fue recuperado socorrido por un mercante que desvió su ruta para recuperarlo.

 

También el "Pascal Quitin" trimaran de Jean Staleven volcaba con 25 nudos de viento y a 800 millas del nor-oeste de las Azores, accionando su radiobaliza de socorro y siendo recuperado varias horas después. 

 

El vuelco del Orange

 

Steve Ravussin nos cuenta el espectacular accidente que sufrió hace varios días en su trimarán Orange.

 

 

Volcó por la noche como consecuencia del fallo del piloto automático, y en mitad del Atlántico. Fué socorrido por un petrolero ruso en ruta hacia Inglaterra. Desde que disparó su radiobaliza Sarsat a las 0h28m pasaron unas 6 horas hasta ser recuperado por el petrolero. El susto fué inmenso, ya que de repente se vió encajado en el sitio de pilotaje a 16 metros de altura en vertical (la altura de un 5º piso). Inmediatamente después el trimarán terminó de volcar y estuvo bajo el agua encerrado y pudiendo respirar únicamente cuando la ola pasaba bajo el casco levantándolo y lo dejaba al aire. Consiguió ponerse en contacto vía satélite con la organización hablando la siguiente conversación:

 

 

Stéve ¿Qué tal estás?

Bueno hoy he tenido 3 vidas... de modo que no podemos quejarnos...

 

¿Puedes comentarnos cómo ha ocurrido?

Todo iba bien y el barco avanzaba estupendamente. Iba tranquilo con dos rizos y con 25 a 30 nudos de viento y olas cortas. Hacía 145º con el viento y había llenado los tanques de lastre de popa para evitar clavar la proa durante la noche. Puse el piloto automático para enganchar el gennaker. El piloto automático metió una abatida mientras volvía al puesto de pilotaje mientras la proa del patín de sotavento se clavaba en una ola algo más grande que las demás. El trimarán se ha puesto a subir, subir y subir... hasta meter el mastil en el agua. Me estrellé contra el puesto de pilotaje al que acababa de llegar, lo cual me ha salvado la vida. Luego el barco naturalmente ha seguido girando otros 90 grados hasta quedar totalmente patas arriba. Menos mal que llevaba puesto el traje de supervivencia. Afortunadamente el patín ha salido un par de veces del agua dejándome respirar. Llegúe a pensar que no lograría salir del agujero.

 

¿Se rompió el palo?

Después de una hora de meneos se partió lo que dió un poco de flotabilidad al barco.

 

¿Pudiste contactar con la organización?

Había encendido las dos radiobalizas e intentaba llamar por el teléfono Iridium, pero el micrófono debía haberse mojado porque cada vez que llamaba a la organización, alguien respondía 'hola' pero nada más. La organización se olió el problema.  Me propuso un sistema de signos. Si les oía debía colgar inmediatamente y volver a llamar. Cuando la respuesta era un "Si", debía colgar. De esta manera y al cabo de un rato supe que un petrolero venía a socorrerme.

 

¿Como se desarrolló el rescate?

Bueno...Lo impresionante es que llegó a estar a menos de 5 metros en un par de ocasiones pero con mucha mar, viento y mucha deriva. Estaban encima mío y no lograban hacerme llegar el cabo de salvamento. Lo que no sabían es que alrededor del barco había un batiburrillo de cabos lo cual entrañaba peligro de enganches. Me gritaron que saltara al agua!... Habían lanzado al menos 500 metros de cordaje para recuperar el cabo de salvamento y yo me había hecho un arnés con un cabo. Menos mal que me quedé con unas tijeras en el bolsillo. Cuando al fín logré atrapar el cabo de salvamento les hice una señal de Ok, y tiraron con un Winch hidraulico como locos. Salí disparado. Si llego a quedar enganchado al barco por algún aparejo pierdo la pierna o lo que sea, pero bueno en esa situación no te lo piensas y estás en lo que estás. Con las tijeras pude cortar los finos cordajes que quedaban enganchados todavía y el cabito de la baliza del transpondedor que llevaba unida al traje y finalmente fuí hizado a 25 metros de altura hasta llegar a la cubierta del petrolero.

 

 


 

 

 


Tel: +34 91-6319190           info@fondear.com 


© Copyright 2006      Fondear, S.L.