e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

 

 

     
 

Luchar por la boya de Sotavento

Se trata de una maniobra delicada pues el Spi sigue en el aire y posiblemente tengamos que traslucharlo y naturalmente recogerlo. Será necesario hacer un rápido análisis de la situación para conseguir la mejor maniobra.

La primera decisión será elegir el lado de la boya por la que vayamos a llegar. Para ello estudiaremos el viento y calculamos cómo nos va a venir una vez que hayamos pasado la boya. Cuando lleguemos a ella debemos haber decido la estrategia que vamos a seguir durante el siguiente bordo.

El viento puede hacer pequeñas roladas unos centenares de metros más adelante en la boya. Y es este cambio de dirección en primer lugar el que nos debe guiar sobre el lado de la boya a escoger. Para conocer como es el viento en la boya podremos fijarnos en lo que hacen otros barcos que ya hayan llegado antes que nosotros y naturalmente mirar la bandera del barco del comité de regatas o de la propia boya en caso de que tenga bandera.

 

Si en la boya el viento está algo más de la derecha respecto al viento en el que actualmente navegamos nos acercaremos por el lado izquierdo. Debemos considerar el hecho como una pequeña rolada de la que aprovechábamos cuando navegamos con vientos de popa (Ver artículo: "Vientos de popa").

Pero también deberá ser tenido en cuenta la fuerza que tiene el viento en la boya. Si el cambio de fuerza es muy significativo este debe ser nuestro elemento de decisión, y nos dirigiremos al lado donde haya más velocidad de viento. La corriente también pueden tener importancia, ya que ésta puede ayudarnos a llegar a la boya o por el contrario alejarnos de ella. La tendremos en cuenta y calcularemos la aproximación contrarrestando su fuerza.

Cuando dos barcos llegan en lucha a la boya (circulo de radio dos esloras), la prioridad será la del barco que se meta por el interior. El barco del exterior debe mantenerse apartado y evitar colisionar. Por esta razón buscaremos la posición que nos permita meternos por dentro frente al contrario. Y para ello debemos mantener la máxima velocidad hasta llegar al círculo de 2 esloras.

 

Realizar la maniobra

Con el viento de popa, el spi fuera teniendo que subir el génova, varios barcos que se acercan pegados a nuestras amuras, un tangón que se engancha….. todos los pasos de la maniobra deben estar bien meditados con anticipación so pena de montar un verdadero lío.

La tripulación debe tener muy claro el orden de las maniobras y tener todo preparado. Ante la duda izaremos el génova de mayor superficie. Aprovecha el spi hasta el ultimísimo segundo tiene el peligro de tener que hacer la maniobra de arriada de forma perfecta y esto es arriesgado ya que si se lía o demora la operación, perderemos mucho más que si lo bajamos con un tiempo razonable. Normalmente los barcos deciden comenzar a bajarlo unas 3 ó 5 esloras antes de llegar a boya.

 

                      

La maniobra debe ser preparada para estar listos a ceñir en cuando nuestra proa esté a la altura de la boya, pero cuando son muchos los barcos que llegan aun tiempo a la boya es buena idea aguantar un poco más una vez pasada esta para quitarnos de la zona desventada por el resto de los veleros.

Lo más típico y sencillo es sacar el génova y recoger seguidamente el spi desventado y a sotavento del génova.

 


 

 

 

 


Tel: +34 91-6319190          info@fondear.com 


© Copyright 2013.    Fondear, S.L.