e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2006

 

     
 

 Historia de la Transat 6,50

Fue creada en 1976 por el británico Bob Salmon como respuesta y protesta al despilfarro económico y a las grandes necesidades tecnológicas que suponía participar en la Gran Transat. La Mini-Transat como era conocida hasta hace pocos años debía estar al alcance de cualquier bolsillo y por ello se estableció una eslora límite de 6,50 metros. Se organiza cada 2 años y en las primeras ediciones se reflejaba este espíritu de modestia y simplicidad. En las últimas ediciones se han creado 2 clasificaciones; Una de ellas con barcos muy innovadores ‘los prototipos’ y la otra con los barcos de serie, de forma que cualquiera que verdaderamente lo desee pueda participar.

 

La Transat 6,50 se ha convertido con los años en una prueba reina necesaria para cualquier Skipper que quiera labrarse un porvenir dentro del mundo de las carreras en solitario. Y todo ello sin renunciar a una de sus principales características; presupuestos modestos y asequibles.  

Las primeras ediciones salieron desde Penzance (Reino unido) hasta Antigua, pasando por Tenerife. La primera edición de 1977 contó con 23 participantes y a pesar de los modestos presupuestos de la organización fue todo un éxito. Tras 38 días de navegación, 19 participantes llegan a la meta. Comentaba Daniel Gilard: “Corríamos el riesgo de zozobrar, quemarnos al sol, atravesar el Atlántico a cambio de nada. No corríamos por dinero. Simplemente por la belleza del hecho, por amor a la vela y a estos pequeños barcos, fuimos capaces de aceptarlo todo. Creo que amar al mar es justamente esto”. Acababa de nacer una nueva clase; La Transat 6,50. En el 79 ya estaban inscritos para la salida 39 participantes, entre ellos: el joven Van Den Heede, Lionel Péan, y Loïck Peyron, pero es un Norteamericano, Northon Smith, quien  consigue triunfar, reduciendo en 6 días el tiempo de la primera edición. VandenHeeden todavía reconoce en estos días el cariño por esta prueba “Dejando de lado la vuelta al mundo, no conozco ninguna otra prueba tan extraordinaria. Al final hay tantos ganadores como participantes. Deportivamente hablando, prefiero ganar una Transat 6,50 a una Ruta del Ron”.

 

En 1981 el ciclón Irene diezma el número de participantes durante la primera etapa, logrando finalmente la victoria Jacques Poignon, aunque el héroe de esta edición es el Canadiense Steve Callaghan quien dos días después de salir de Canarias, se hunde y consigue sobrevivir tras pasar 56 días en su balsa salvavidas alimentándose de peces al más puro estilo ‘Alain Bombard’, hasta caer finalmente sobre las costas de las Antillas.  

En la edición del 83 participan 43 barcos presentando como novedad la posibilidad de participar en parejas. También aparecen las primeras jarcias en Kevlar, y los primeros lastres móviles. Se vuelve a reducir el tiempo total de la carrera, esta vez en solo 18 horas. En 1985 la organización pasa a manos Francesas y se modifica el recorrido, saliendo desde entonces desde la bretaña en Brest, haciendo escala en Tenerife y llegando a Guadalupe. Aparece el famoso barco de serie el ‘Coco’, aunque algunos como Yves Parlier, que a la postre sería el ganador de esta edición, construye su propio prototipo, terriblemente innovador, con palo de carbono obenques en Kevlar, timones de carbono y espejo de popa en paneles de nido de abeja en kevlar y carbono. “Tras fabricarlo en un rincón de Francia, le cogí prestado el Peugeot 205 a mi mujer, y lo transporté en el techo…” Al final acaba con casi 70 horas de ventaja frente al segundo clasificado.


En 1987 gana Gilles Chiorri por delante de Laurent Bourgnon e Isabelle Autissier, imponiendo un ritmo frenético que mejora el record de Parlier en 38 horas. Laurent Bourgnon comentaría “Es el puro espíritu de la vela, el que amo. Es accesible a todo el mundo…”. Desde 1989 solo se puede competir en pareja con barcos de serie. En 1991 se apuntan 68 participantes de los cuales el 4º clasificado es un joven, Michel Desjoyeaux que más tarde se convertiría en ganador de la mítica Vendée Globe, y que comenta “Estos barcos son verdaderos laboratorios de la vela. Yo experimenté en la Transat 6,50 las primeras quillas pendulares y el tangón exterior orientable. La Transat 6,50 es un paso obligado para cualquier regatista de carrera”.

En el 93 la meteo obliga a anular la 1º etapa y a trasladar todos los barcos hasta Madeira. La segunda etapa desde Madeira a San Martin, es la más rápida de la historia, imponiéndose Thierry Dubois con un barco de prototipo, y haciendo 8 nudos de media. 

En 1995 gana Ivan Bourgnon que comenta “Si te encuentras totalmente solo frente al océano. No hay contacto de radio permanente, no puedes llamar a ‘mamá’. Si quieres ir al extremo, esta es la carrera que necesitas. Cuando la terminas –y con más razón si la ganas-, logras ver más allá. Esta Transat permanece como el mejor de mis recuerdos”.  En 1997 y en el 1999, gana Sebastián Magnen, y es en el 99 cuando aparece en escena la inglesa Ellen MacArthur “La Transat me dio el gusto por los grandes viajes. No la olvidaré nunca”.

En 2001 la Transat 6,50 estrena nuevo recorrido saliente desde Brest, hasta Puerto Calero en Lanzarote, y hasta Salvador de Bahía en Brasil, teniendo que atravesar los participantes los famosos “DollDrums”, zona de calmas en la ITCZ. En 2003 se producen dos desarboladuras, y el Francés Armel Tripon gana en prototipos frente al Español Alex Pella. En barcos de serie gana Erwan Tymen, y a dos millas de la meta Michel Mirabel se lanza contra las rocas. En 2005 se bate el record de participantes con 72 inscripciones, síntoma inequívoco de la buena salud de una carrera que ya representa uno de los más importantes desafíos de la vela mundial.


 

 

 


Tel: +34 91-6319190           info@fondear.com 


© Copyright 2006   Fondear, S.L.