e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2012

 
 

     
 

Etapa de la Volvo Ocean Race - 2ª Desde Cabo de Hornos

Diego Fructuoso/ Team Telefonica

 

EL PUMA Y EL GROUPAMA SE CITAN EN EL FIN DEL MUNDO,

EL ABU DHABI SUFRE

El PUMA ha aprovechado unas condiciones meteorológicas favorables en la aproximación a Cabo de Hornos para acechar al Groupama, colocándose a 10 millas de su popa a falta de apenas dos horas para alcanzar el Fin del Mundo. En tercera posición, el Telefónica también ha logrado acercarse al líder describiendo una ruta más directa hacia Hornos, que este mediodía tiene a poco más de 350 millas por proa. El CAMPER continúa avanzando hacia Chile, con previsión de llegada a principios de la próxima semana, mientras desde el Abu Dhabi llegan noticias de que la tripulación ha realizado una arriesgada reparación de emergencia tras detectar ayer un problema de deslaminación en su proa. A esta hora valoran opciones.

Las últimas millas de Pacífico Sur han brindado al PUMA la ocasión de acercarse al Groupama gracias a unas condiciones que han favorecido su posición más retrasada. Ken Read no ha desaprovechado la oportunidad, recortando 45 millas a Franck Cammas en las últimas 24 horas. En el reporte de posiciones de las 12:00h, el líder se encuentra a unas 50 millas y poco más de dos horas de doblar Cabo de Hornos, con su rival a sólo 10,5 millas de su popa. Ambos han cruzado la barrera de 2.000 millas a destino.  

El temible Fin del Mundo ha querido recibir sin sobresaltos a los dos barcos, que disfrutarán de una ventana meteorológica para saltar del Pacífico al Atlántico, con vientos de componente oeste-noroeste e intensidad media, aunque desde a bordo del Groupama informaban esta mañana de que la visibilidad es de apenas 100 metros.

Antes de dejar atrás Cabo de Hornos, las tripulaciones tendrán que elegir entre dos opciones tácticas: cruzar por el Estrecho de Le Maire, entre el continente y la Isla de los Estados; o extender su ruta hacia el este para aprovechar mejor las condiciones de viento. En cualquier caso, después de doblar el cabo todavía les faltarán poco menos de 2.000 millas hasta la meta en Itajaí.  
    
En tercera posición, el Telefónica ha descrito un rumbo más directo hacia Hornos que el Groupama y el PUMA, lo que unido a una buena velocidad media le ha permitido recortar distancias respecto al líder, que en el último informe tiene a 318,6 millas. Al ritmo actual, el barco de Iker Martínez podría doblar Cabo de Hornos en las próximas 24 horas.  

Mientras los tres rivales que le preceden en la provisional queman las últimas horas de Pacífico, el CAMPER continúa avanzando hacia Puerto Montt (Chile), adonde espera llegar a principios de la próxima semana. En las últimas tres horas, el barco de Chris Nicholson ha mantenido un ritmo de 11 nudos.



Reparación de emergencia a bordo del Abu Dhabi
Abu Dhabi Ocean Racing anunciaba a media tarde de ayer que su barco sufría deslaminación en su proa, problema que explicaba la repentina bajada de su ritmo a partir del reporte de las 09:00h de la mañana. Según informa su patrón Ian Walker desde a bordo, descubrieron el problema de noche y tuvieron que esperar a que amaneciera para valorar su alcance.

La tripulación acometió entonces una arriesgada reparación de emergencia para evitar que los daños se propagasen por toda la estructura, descolgando al proa Justin Slattery por el exterior del casco en mitad de unas severas condiciones de viento y mar para ayudar a colocar 30 pernos que dieran mayor consistencia a la zona dañada.

En el reporte de posiciones de las 12:00h, el Abu Dhabi avanza a 13 nudos de velocidad con vientos en el entorno de los 20 nudos, un mínimo de 1.600 millas de océano en todas direcciones y apuntando a la costa de Chile para evitar las duras condiciones que se extienden en su camino hacia Hornos. En palabras del propio Ian Walker: “En estos momentos estamos valorando todas las opciones”.

En Nueva Zelanda, el Sanya ya está a bordo del carguero que lo transportará al puerto estadounidense de Savannah, donde será reparado antes de reunirse con el resto de la flota en Miami el próximo mes de mayo.

 

Declaraciones desde a bordo:

 

Amory Ross/Puma Ocean Racing



Iker Martínez, patrón de Team Telefónica:
“El paso por el cabo es un momento importante. Una vez cruzado, las posibilidades de acabar la vuelta al mundo aumentan muchísimo; atrás quedarán el Océano Índico y el Pacífico y, por delante un montón de puntos para disputar la regata. El frío está siendo intenso. En cuanto la temperatura del agua desciende, la sensación térmica disminuye mucho, y ahora el agua está a 7ºC, así que cada roción de agua te enfría muchísimo”.

Hamish Hooper, tripulante de comunicación de CAMPER con Emirates Team New Zealand:
“Aparentemente nos quedan otros cuatro días hasta que nos reunamos con Coxy. No vemos la hora. Creo que todos a bordo estamos deseando llegar, especialmente desde que nos enteramos de lo espectacular que es el lugar. Pero también estamos preparados para empezar a competir de nuevo, y teniendo en cuenta lo que le está sucediendo a la flota, podríamos encontrarnos con más regata de lo que pensábamos cuando nos reincorporemos a la competición. Tal vez podamos incluso luchar por un inesperado puesto en el podio de Brasil”.

Charles Caudrelier, timonel y trimmer de Groupama sailing team:
“Tras doblar Cabo de Hornos comenzará una nueva regata, tal vez sea la el auténtico inicio de la regata. Los últimos días hemos hecho poco más que sobrevivir, llevar el barco. La etapa se decidirá en Hornos entre el PUMA y nosotros, será una resalida. Estarán muy cerca porque la meteorología les ha favorecido. Será interesante pero agotador, porque estamos muy cansados y vamos a tener que acelerar el ritmo. Será una semana dura, pero estamos preparados”.

Amory Ross, tripulante de comunicación de PUMA Ocean Racing powered by BERG:
“El Cabo y el alivio que supone pasarlo ha sido siempre nuestro objetivo lógico, el destino obvio. Y ahora que estamos tan cerca, la navegación de las últimas 2.000 millas de la Etapa 5 empieza a ser analizada, por supuesto. Pero para ser honestos, para este equipo, para estos 11 tripulantes, el mero hecho de llegar hasta aquí ya es un enorme alivio y un logro, merecedor de una sólida palmada en la espalda. Aceptaremos felices un ‘trabajo bien hecho’ incluso antes de que crucemos la línea de llegada”.

Ian Walker, patrón de Abu Dhabi Ocean Racing:
“Estamos en una difícil posición. No podemos enfrentarnos a las condiciones que hay en Cabo de Hornos, y no hay ningún sitio para buscar abrigo que no sea yendo hacia el norte, lo que nos pondría en una posición muy alejada de Hornos. En este momento estamos valorando todas las opciones”.

 

 

EL TELEFÓNICA PARA EN BOXES TRAS DOBLAR CABO DE HORNOS EN TERCERA POSICIÓN

 

Yann Riou/Groupama Sailing Team

 

El Groupama, el PUMA y el Telefónica han doblado Cabo de Hornos para iniciar el tramo final de la Etapa 5 hasta Itajaí (Brasil). El barco de Iker Martínez lo hacía a las 06:05h de esta mañana, apenas 15 horas después que el líder, y ponía su regata inmediatamente en suspenso para iniciar la reparación de su proa dañada antes de reincorporarse a la etapa, previsiblemente esta tarde. Ya en aguas del Océano Atlántico, el Groupama y el PUMA han tomado opciones tácticas diferentes que de momento sonríen al barco de Franck Cammas. El CAMPER se encuentra a 900 millas de puerto, y el Abu Dhabi todavía no ha desvelado su futuro.  

El Groupama era el primero en doblar Cabo de Hornos a las 14:55h de ayer, después de casi 12 días y 13 horas de competición de la Etapa 5, seguido 57 minutos más tarde por el PUMA. Ambos iniciaban inmediatamente el tramo final de la etapa, de poco menos de 2.000 millas náuticas hasta Itajaí (Brasil). Remontando a un ritmo de más de 20 nudos en la aproximación final, el Telefónica doblaba Hornos apenas 15 horas después que el Groupama, a las 06:05h de esta mañana.
 
A las 06:27h, Team Telefónica ponía su competición en suspenso para reunirse con el velero en el que viajaron desde Port Williams varios miembros de su equipo de tierra, liderados por el director técnico Horacio Carabelli. A las 08:40h, el barco de Iker Martínez llegaba a caleta Martial, en el archipiélago chileno de las Islas Wollaston, dentro del propio parque nacional de Cabo de Hornos. Allí trabajan a esta hora tripulación y equipo de tierra en la reparación de la proa dañada durante el tramo por el Pacífico Sur.

Team Telefónica estima poder reincorporarse a la competición esta misma tarde. El reglamento indica que un barco que reciba asistencia externa debe permanecer fuera de competición al menos durante 12 horas. A partir de las 18:27h, el barco de Iker Martínez tiene vía libre para regresar al terreno de juego.

 

Groupama y PUMA, por el Atlántico
Mientras el Telefónica cura sus heridas en Cabo de Hornos, el Groupama y el PUMA han comenzado a remontar el Océano Atlántico. En el reporte de las 12:00h, el barco de Franck Cammas lidera al de Ken Read por 37,2 millas. Ambos han tomado estrategias diferentes para iniciar el tramo final de la etapa: el Groupama rodeaba la Isla de los Estados por su exterior, mientras el PUMA acortaba camino por el Estrecho de Le Maire, entre la isla y el continente.

Este atajo no parece haber dado sus frutos (al menos de momento) al barco de Ken Read, que después de acercarse a apenas 12 millas de la popa del Groupama tras doblar Cabo de Hornos, se encuentra a más de 37 esta mañana. La buena noticia para el PUMA es que el líder ha marcado una velocidad media de sólo 6,1 nudos en las últimas tres horas mientras intenta atravesar una zona de brisas suaves.   

Todavía en aguas del Pacífico Sur continúan el CAMPER y el Abu Dhabi. El barco de Chris Nicholson avanza a 16,1 nudos de velocidad en 20-30 nudos de viento a falta de 900 millas para alcanzar Puerto Montt (Chile), donde realizará una parada técnica para reparar sus daños. El de Ian Walker navega con condiciones similares y a un ritmo de 13,1 nudos, mientras el equipo todavía baraja opciones para decidir su futuro inmediato después de realizar ayer una reparación de emergencia de su casco dañado.

 

EL TELEFÓNICA SE REINCORPORA A LA BATALLA DEL ATLÁNTICO

Nick Dana/ Abu Dhabi ocean Racing

 

Poco más de 17 horas después de poner su regata en suspenso para realizar una parada técnica en pleno Cabo de Hornos, el Telefónica se reincorporaba a la competición a las 23:33h con la ausencia de su proa Antonio "Ñeti" Cuervas-Mons, que se queda en tierra para recuperarse de una lesión en la espalda. En 12 horas, el barco de Iker Martínez ha recortado 62,9 millas al dúo de cabeza, encalmado 350 millas más al norte y liderado ahora por el PUMA. Desde el Pacífico, Abu Dhabi Ocean Racing ha informado de que decidirá en las próximas 24 horas si continúa hacia Itajaí o para en Chile. Al CAMPER le faltan 600 millas para llegar a Puerto Montt.  

Cumplidas las dos primeras semanas de competición de la Etapa 5, tres barcos compiten por las posiciones del podio en el Océano Atlántico, uno avanza hacia tierra por el Pacífico, otro se debate entre parar o seguir, y el último se dirige en carguero a Estados Unidos.

Ayer, el barco de Iker Martínez completaba una fulgurante parada técnica de 17 horas y seis minutos entre las islas de Cabo de Hornos, reincorporándose a la competición a las 23:33h. Team Telefónica reparó su proa de carbono y dejó en tierra a su proa de carne y hueso; el cántabro Antonio “Ñeti” Cuervas-Mons se perderá las últimas 2.000 millas de la Etapa 5 para recuperarse de una lesión en la espalda sufrida en medio de la cabalgada por el Pacífico. Se reunirá con sus compañeros en Brasil.

Recuperado ya de sus heridas, el líder de la provisional de la Volvo Ocean Race 2011-12 iniciaba la persecución del Groupama y el PUMA con un déficit de algo más de 410 millas. Apenas 12 horas más tarde, ha logrado reducir ese déficit en 69,2 millas hasta las 349,2 que los separa en el último informe. Y es que el dúo de cabeza se ha encontrado con una encalmada que frenaba casi en seco su avance esta mañana al norte de las Malvinas. El PUMA superaba al Groupama en el reporte de las 09:00h, y en las últimas tres horas ambos han recortado en sólo 19 millas su distancia a Itajaí. En el reporte de las 12:00h, el barco de Ken Read lidera al de Franck Cammas por 8,8 millas. Este es el primer sistema de alta presión de los dos que previsiblemente tendrán que atravesar antes de cruzar la línea de meta.

 

LOS LÍDERES ACELERAN PEGADOS

 

Yann Riou/Groupama Sailing Team

 

El PUMA y el Groupama protagonizan un intenso duelo por el liderato, separados por apenas cinco millas después de casi 15 días y medio de competición y más de 5.600 millas recorridas de la Etapa 5. Tras superar una zona de alta presión con brisas ligeras que llegó a reunirlos en la misma milla, han comenzado a acelerar para escaparse de un Telefónica que logró recortarles hasta 180 millas en 24 horas. El reporte de posiciones de las 12 horas muestra al barco de Iker Martínez a 247,7 millas del líder, al que faltan poco más de 1.000 millas para cruzar la meta en Itajaí. En la misma latitud que el dúo de cabeza, pero en aguas del Pacífico, el CAMPER consume las últimas horas antes de alcanzar puerto chileno, mientras el Abu Dhabi se dispone a desvelar su futuro.

Transcurridos 15 días y 10 horas de competición a lo largo de más de 5.600 millas desde Auckland, los dos barcos que lideran la Etapa 5 se encuentran separados por apenas cinco millas. El PUMA y el Groupama protagonizan un dramático mano a mano que alcanzó su zénit ayer tarde, cuando ambos se encontraron en la misma milla del Océano Atlántico tratando de encontrar una salida a la zona de encalmada que los tragó el sábado.

Ambos han logrado ya meter la directa y avanzan a esta hora a 19 nudos de velocidad en un férreo marcaje. Desde los dos barcos se anuncia un intenso match-race durante las próximas 1.000 millas para desvelar quién cruza antes la línea de meta en el puerto brasileño de Itajaí.

A poco más de 240 millas del duelo Read-Cammas se encuentra el Telefónica. El barco de Iker Martínez, que comenzó una heroica remontada nada más reincorporarse a la competición tras reparar su proa en Cabo de Hornos, logró recortar 180 millas a los líderes en sólo 24 horas: a las 06:00h del domingo se encontraba a 411 millas, y a la misma hora de esta mañana estaba a 231. Pero el acelerón de PUMA y Groupama, unido al rumbo descrito por el Telefónica para evitar la encalmada que atravesaron sus rivales, ha invertido la tendencia. En las últimas seis horas, el dúo de cabeza ha vuelto a escaparse, a pesar de que su rival registra la mejor velocidad media de la flota, 20,8 nudos.

Aproximadamente en la misma latitud que el PUMA y el Groupama, pero en el Océano Pacífico, el CAMPER consume sus últimas 300 millas antes de alcanzar tierra en Puerto Montt (Chile), adonde llegará mañana para iniciar su reparación.

Alrededor de 300 millas por popa del barco de Chris Nicholson navega el Abu Dhabi de Ian Walker, que todavía apunta con su proa a la costa chilena. El equipo analiza a esta hora la última información meteorológica para decidir si se dirigen hacia Cabo de Hornos u optan por una solución alternativa.

 

EL TELEFÓNICA PRESIONA A LOS LÍDERES, EL CAMPER LLEGA A CHILE

Diego Fructuoso/Team Telefónica

 

El Groupama y el PUMA mantienen la intensidad de su duelo vigilándose a simple vista, aunque comienzan a sentir la presión de un invitado inesperado. El Telefónica continua sumando reportes positivos a su espectacular remontada, y ha logrado acercarse a sólo 100 millas del líder a falta de menos de 1.000 millas para llegar a Itajaí. Entretanto, en el Pacífico, el CAMPER ponía su regata en suspenso la pasada madrugada para ultimar su aproximación a Puerto Montt (Chile), adonde llegará esta noche para reparar su proa dañada. Por su parte, el Abu Dhabi ha puesto proa a Cabo de Hornos para comprobar la resistencia de su reparación antes de tomar una decisión sobre su futuro.

PUMA y Groupama, Groupama y PUMA. Ambos barcos se alternan al frente de la Etapa 5, enfrascados en un intenso mano a mano en el que los informes de posición han sido sustituidos por la vigilancia a simple vista. En el reporte de las 12:00h, el líder vuelve a ser el Groupama, aunque por una irrelevante ventaja de 0,1 millas sobre su rival. Franck Cammas y Ken Read aplican estrategias de match-race, con la salvedad de que lo hacen con un Volvo Open 70, y llevan sin descansar 16 días, 10 horas y casi 6.000 millas desde Auckland (Nueva Zelanda).  

El dúo de cabeza sufre la crueldad del enésimo sistema de alta presión de esta etapa, que añade un extra de dramatismo a la situación. Avanzan a velocidades en el entorno de los 12 nudos, marcándose mutuamente a falta de menos de 900 millas para llegar a Itajaí. Las tripulaciones están agotadas.

Pero a bordo del Groupama y el PUMA comienzan a ser conscientes de que la preocupación no es sólo el barco que vigilan desde cubierta. Los informes de posición indican que por popa llega a toda máquina un invitado inesperado que amenaza con convertir esta batalla en un duelo a tres bandas. El Telefónica sigue corriendo más que ellos (por encima de los 15 nudos en las últimas tres horas), y lo hace sin la presión de marcar ni ser marcado; su único objetivo es alcanzar a sus dos rivales, y de momento lo está consiguiendo. Sólo en las últimas 24 horas ha recortado otras 147 millas, y en el último reporte se encuentra a sólo 100,5 millas del líder.  
 
Andrew Cape, navegante del Telefónica, achaca la impresionante progresión de su barco a la suerte, pero sea como fuere, el hecho es que la tripulación de Iker Martínez nunca ha estado más cerca del milagro como ahora.

El Telefónica ha cruzado la barrera de 1.000 millas a destino.

El CAMPER, en suspenso

Harnish Hooper/Camper ETNZ


Mientras la batalla incrementa su intensidad en el Atlántico, en el Pacífico los objetivos son diferentes. A las 03:30h de la pasada madrugada, la tripulación del CAMPER comunicaba a Control de Regata que ponían su competición en suspenso. Lo hacían al sur de Isla Guafo, en la costa de Chile, para afrontar las últimas 180 millas de recorrido hasta Puerto Montt, donde llegarán alrededor de las 23:00h de esta noche. Allí les espera una brigada formada por seis miembros de su equipo de tierra, que repararán los daños de la proa sufridos en el Pacífico Sur.

De acuerdo con las estimaciones de Neil Cox, jefe del equipo de tierra de CAMPER con Emirates Team New Zealand, en función de los resultados del análisis de ultrasonidos que realizarán al casco en cuanto lleguen a tierra, la reparación podría estar lista en alrededor de tres días. En cuanto la completen, regresarán al punto donde pusieron la regata en suspenso anoche para reincorporarse a la competición y dirigirse hacia Itajaí, sumando así los puntos que le correspondan de la Etapa 5.

Alrededor de 230 millas al suroeste del CAMPER, el Abu Dhabi ha maniobrado para poner proa a Cabo de Hornos. Según informan desde a bordo, esto no significa que hayan decidido por fin continuar el recorrido hacia Itajaí. Muy al contrario, han cambiado de rumbo para comprobar la resistencia de su reparación antes de tomar una decisión.

 

Declaraciones desde a bordo:

Andrew Cape, navegante de Team Telefónica:
“Para ser honesto, ha sido cuestión de suerte. Pero el hecho es que hemos conseguido regresar y no vamos a darnos por vencidos. Todavía falta mucho para la llegada, y las cosas nunca son perfectas, así que habrá infinidad de oportunidades de que algo ocurra. No me preguntes en qué sentido, si bueno o malo, pero están ahí. Las próximas 24 horas no pintan tan bien, será una larga ceñida, pero una vez se establezca, puede venir asociada a una situación variable en la que puedes optar por un lado u otro, lo que se traduce en que la suerte puede ser de nuevo determinante. Estoy seguro de que ellos compiten al 110 por ciento, pero lo hacen en un marcaje mutuo porque no quieren darle ninguna ventaja a su rival, así que eso nos brinda la oportunidad de navegar diferente. Así que estamos en una buena posición”.

Chris Nicholson, patrón de CAMPER con Emirates Team New Zealand:
“Aunque hemos puesto la regata en suspenso, seguimos navegando a vela, porque las condiciones son buenas, vamos a 14-15 nudos en la dirección a la que queremos ir, no hay ola, así que apretamos tanto como podemos. Todavía estamos en modo regata, y cuanto antes lleguemos allí, antes podremos reincorporarnos a la etapa. Ahora lo que más necesitamos es tiempo para llegar a Itajaí antes de la in-port. Nos quedan 3.000 millas y dos semanas desde ahora, así que para nosotros es una etapa maratón.  

Yann Riou, tripulante de comunicación de Groupama sailing team:
“Una para ti, una para mí. Puedes dar por hecho que así es como va a ser hasta la propia línea de meta. La situación meteorológica todavía parece favorecer un retorno por detrás, lo que nos hace seguir alerta... De hecho, ¡a veces nos preguntamos si esto terminará siendo de nuevo una final a tres!”.

Amory Ross, tripulante de comunicación de PUMA Ocean Racing powered by BERG:
“Aunque el Telefónica está progresando rápidamente hacia el norte en mejor viento, esto todavía es una batalla a dos, y eso ha cambiado nuestra manera de operar. ¿Reportes, qué reportes? La mitad de ellos ni los vemos. A nadie le importan. Sube a cubierta y míralo con tus propios ojos: ¿Vamos delante?, ¿vamos detrás?, ¿rápidos?, ¿lentos? Esta mañana: si trasluchan, ¿qué hacemos?. Esta tarde: si viran, ¿qué hacemos? Cada escenario se analiza una y otra vez… ¡Hasta que hacen algo inesperado!”.

Nick Dana, tripulante de comunicación de Abu Dhabi Ocean Racing:
“Para comprobar el estado de nuestras reparaciones, hemos trasluchado para meter la zona afectada en el agua y someterla a más flexión. Los ruidos que emite son, como poco, distintos, pero la mayoría de ellos provienen de los soportes, que todavía se están asentando. Pero está claro que la flexión es bastante diferente a la del lado de estribor. Tampoco estamos seguros de si el daño se ha extendido por otra zona o ha afectado a la piel exterior. Una mar más calmada debería permitirnos realizar un análisis más exhaustivo mañana”.

 

EL GROUPAMA PIERDE SU PALO

Yann Riou/Groupama Sailing Team

 

Groupama sailing team ha puesto su regata en suspenso después de romper su palo a la altura de la primera cruceta. Toda la tripulación se encuentra bien. El barco se encontraba a 60 millas de Punta del Este (Uruguay) en el momento del incidente.

 

“Acabamos de perder el palo, todos estamos bien. Estamos trabajando para estabilizar la situación. No es fácil”. Con estas palabras explicaba el patrón Franck Cammas la situación en su llamada a Control de Regata a las 17:40h, momentos después de que el palo de su barco se viniera abajo. “Ponemos nuestra regata en suspenso ahora, y decidiremos qué hacer. Estamos a 59 millas de Punta del Este”.

De acuerdo con la información facilitada por la tripulación, el palo se ha roto a la altura de la primera cruceta. Control de Regata ha puesto en funcionamiento todos los protocolos de seguridad de manera inmediata y mantiene contacto permanente con la tripulación. 

En el momento del incidente, el Groupama lideraba la Etapa 5 por un margen mínimo sobre el PUMA a falta de menos de 700 millas para completar el recorrido de 6.705 millas entre Auckland (Nueva Zelanda) e Itajaí (Brasil).


 

EL “TELEFÓNICA” ESPERA EL “SEMÁFORO” DE ITAJAÍ PARA PODER DAR CAZA AL “PUMA”

Diego Fructuoso/Team Telefónica

La quinta etapa de la Volvo Ocean Race ha sufrido un giro inesperado. El trío de cabeza ha pasado a ser un dúo tras la rotura del palo del barco francés, que ha tenido que poner en suspensión la regata, por lo que todo parece indicar que las últimas 500 millas serán una lucha entre el “Telefónica” español liderado por Iker Martínez y los estadounidenses del “Puma”. Pablo Arrarte confirmaba: “Vamos a ver si recortamos al ‘Puma’. Vamos a por ellos”.

Tras el incidente anunciado por Franck Cammas, a bordo del “Telefónica” la prudencia ha sido la tónica dominante y, una vez más, los españoles no piensan dejar pasar ninguna oportunidad tal y como dejaban entrever las palabras de Diego Fructuoso, tripulante de comunicación, en su último reporte: “Ahora nos toca pelear con ‘Puma’,  nos lleva ventaja y seguro que irá a cubrirnos, pero todavía quedan millas para intentar una nueva victoria”.

De momento, de lo que no cabe la menor duda es de la espectacular remontada firmada por el “Telefónica” y que Xabi Fernández resumía en pocas palabras: “Llevamos tres o cuatro días, desde que salimos de Cabo de Hornos, pillándoles, navegando muy rápidos con un sistema de viento que nos favorecía todo el rato”.

 

Una tormenta casi perfecta

Durante las últimas horas el “Telefónica” ha superado una tormenta que ha puesto al equipo español entre la espada y la pared. Según Neal McDonald, a bordo se vivieron momentos duros ya que “ha sido un poco caótico: sabíamos a lo que nos íbamos a enfrentar, pero no que fuera tan grande. Tuvimos que bajar todas las velas, no era un momento para navegar, y nos pusimos en modo supervivencia durante unos minutos. Ahora la situación está más tranquila, sólo 13 nudos, subimos el J4, una vela pequeña, por si acaso subía un poco más el viento. Nos quedamos así un tiempo a ver qué pasaba. Tendremos luz una hora más, así que podemos ver las nubes y nuestra situación”.

Según el parte de las 12:00 hora española la situación ha mejorado radicalmente y  el “Telefónica” navega con vientos de entre 13 y 23 nudos del Este a un ritmo de 13 nudos de velocidad. Con los estadounidenses a 53 millas, todo puede pasar hasta la llegada a Itajaí (Brasil).

 

La clave estará en las últimas millas

La clave estará en las últimas millas de la etapa, donde los partes confirman una bajada de viento que los españoles aprovecharán tal y como explicaba el trimmer vasco desde a bordo: “Ahora estamos muy cerca del ‘Puma’ y pelearemos a muerte. Tenemos una noche interesante hoy y mañana a ver qué pasa. Falta muy poco, a ver si entre mañana y pasado realmente hay un buen parón y podemos pillarles definitivamente”.

Y es que todo parece indicar que la situación meteorológica será favorable para los españoles ya que, como recordaba el jefe de guardia del “Telefónica”, McDonald: “Iker y Cape dicen que habrá una buena posibilidad de ganar millas por cómo se va a desarrollar la meteorología, no por nuestra velocidad o cualquier otra cosa, simplemente tendremos más viento. Nosotros seguiremos empujando al máximo durante estos dos días”.

 

Desde el “Telefónica”, toda la suerte para el “Groupama”

Ayer miércoles, Franck Cammas anunciaba que a bordo del “Groupama” había roto el palo a la altura de la primera crucera por lo que, de manera provisional, el equipo francés ponía la regata en suspensión.

Ante esta nueva situación, la tripulación española ha querido enviar un mensaje de apoyo a través de Diego Fructuoso, quien relataba: “Nos acabamos de enterar de que uno de los barcos que iba en cabeza, ‘Groupama’, tiene problemas con su palo. Nos han dicho que todo está bien, pero casi seguro tendrán que parar”. El murciano explicaba entonces las duras condiciones que, en el 34º Sur, está teniendo: “Probablemente las condiciones de las últimas horas no han ayudado mucho porque desde anoche no paramos de dar botes, el viento ha subido y se ha formado una ola muy complicada de superar que nos hace ir de esa manera todo el día: ‘banging”.

Desde el “Telefónica” le deseamos a la tripulación de ‘Groupama’ toda la suerte del mundo. Son un gran equipo que consiguió ganar la última etapa y estaban pelando por ganar ésta también” concluía el Fructuoso, afectado por este incidente cuando quedaban poco menos de 700 millas para llegar a Itajaí (Brasil).

Xabi Fernández también comentaba lo sucedido al afirmar: “Es una noticia triste. Siempre es una pena que los rivales tengan problemas tan gordos como romper el palo. Ya es el tercer palo que rompe en esta vuelta al mundo y está claro que está siendo una etapa muy dura para todos y sin duda es consecuencia del Océano Sur tan duro que hemos tenido”. El vasco, además, concluía que  “hay que darse cuenta que cinco barcos de seis, por lo menos, hemos tenidos problemas, hemos tenido que para en algún momento y ahora le ha tocado al “Groupama”, cuando parecía que ya llegaban. Son cosas que pasan y estoy seguro que dentro de lo malo están a 500 millas de meta y llegarán en un par de días, seguro”. De momento, parece que Xabi no ha fallado en su predicción y la tripulación francesa ya ha tomado una decisión: continuar en regata con un aparejo de fortuna.

Asimismo, esta rotura ha hecho que a bordo del “Telefónica” se reflexionara sobre los múltiples incidentes que en la quinta etapa de la Volvo Ocean Race los seis barcos en liza han tenido. Para Fructuoso, “la cantidad de roturas que estamos teniendo todos los barcos habla de la dureza de la etapa. De momento sólo ‘Puma’ no ha tenido que parar y seguro que también habrá sufrido desperfectos”. Afortunadamente, según el tripulante de comunicación del barco español,  “nosotros estamos bastante contentos en general, sólo hemos tenido ese pequeño problema en la proa a lo largo de todas las etapas, así que nos podemos considerar afortunados. Tenemos un gran barco”.

El barco español aprieta al “Puma”, líder provisional, colocándose a tan sólo dos millas cuando faltan menos de 70 millas para la llegada, prevista para las 22:00 horas en España

Todo está por decidir. La quinta etapa de la Volvo Ocean Race está dando más de una sorpresa y, cuando faltan menos de 24 horas para que ésta finalice, el “Telefónica” de Iker Martínez podría dar la campanada y colocarse líder. De momento, a las 12:00 hora española, el barco español se coloca a dos millas del “Puma”, líder provisional, que ve cómo su victoria podría escaparse de las manos.

 

Una buena defensa del PUMA ha impedido que el Telefónica rubricara su épica remontada con una histórica victoria, y el barco de Ken Read conseguía esta tarde en Itajaí (Brasil) su primer triunfo parcial de esta edición, completando el recorrido con 12 minutos y 38 segundos de ventaja sobre el de Iker Martínez. Gracias a una meritoria segunda posición, Team Telefónica consolida su liderato en la provisional de la Volvo Ocean Race 2011-12, ahora con 147 puntos.

 

La dramática Etapa 5 ha mantenido la emoción hasta la misma línea de meta. El PUMA y el Telefónica han protagonizado un espectacular mano a mano en las millas finales, con diferencias que llegaron a bajar de las 0,5 millas entre dos barcos que hace apenas seis días estaban separados por más de 400 millas.

El barco de Ken Read se llevó el duelo gracias a la capacidad de su tripulación para defenderse de los ataques de su rival, que a punto ha estado de rubricar su épica remontada con una histórica victoria. El Telefónica, que tuvo que poner su regata en suspenso durante 17 horas para reparar su proa dañada el pasado 31 de marzo, se reincorporó a la etapa entonces con un déficit de 412 millas sobre el líder a falta de menos de 2.000 para completar el recorrido de 6.700 millas entre Nueva Zelanda y Brasil. Hoy, apenas seis días más tarde, ha luchado por el triunfo hasta el último aliento.  

El PUMA cruzó la línea de meta a las 21:09h de hoy, completando el recorrido en 19 días, 18 horas, 09 minutos y 50 segundos. El Telefónica entraba 12 minutos y 38 segundos más tarde. Una exigua diferencia después de 6.705 millas de dura competición oceánica.

Team Telefónica suma 25 puntos que consolidan su liderato en la provisional de la Volvo Ocean Race 2011-12, con 147 puntos. PUMA Ocean Racing powered by BERG suma 30 puntos que le sirven para ascender a la segunda posición, con 113 puntos, a la espera de lo que hagan Groupama sailing team (actualmente con 107 puntos) y CAMPER con Emirates Team New Zealand (104 puntos). El próximo en cruzar la línea de meta sumará 20 puntos; el siguiente, 15.

El Groupama y el CAMPER, casi a punto
Mientras Telefónica y PUMA celebran sus resultados en Itajaí, en Punta del Este (Uruguay), la tripulación y el equipo de tierra de Groupama sailing team casi han finalizado la construcción de su aparejo de fortuna. El barco regresará al agua en las próximas horas para reincorporarse al recorrido y completar las alrededor de 600 millas que les separan de Itajaí.

Desde Puerto Montt (Chile), CAMPER con Emirates Team New Zealand ha informado de que los trabajos en su barco también se completarán en las próximas horas. Se reincorporarán a la etapa previsiblemente mañana. Por delante les quedarán alrededor de 2.800 millas hasta Itajaí. 
 

 

EL "TELEFÓNICA" FINALIZA UNA ÉPICA ETAPA EN BRASIL

María Muiña/Team Telefónica

 

Tras más de 6.700 millas de etapa (12.408 km), el barco patroneado por Iker Martínez logra un trabajado y brillante podio, ampliando su liderato en la clasificación general de la Vuelta al Mundo

Más de 6.700 millas de navegación por prácticamente todo el Pacífico Sur, en el Atlántico Sur, con las condiciones probablemente más duras de las últimas ediciones, doblando el mítico Cabo de Hornos, parando allí mismo protagonizando una inédita parada en boxes, retomando la navegación 16 horas y 57 minutos después y no dejando de recortar millas hasta cruzar la línea de llegada en Itajaí (Brasil). A las 21:22 hora española,  con una diferencia de tan sólo 12 minutos y 38 segundos con el vencedor, el estadounidense “Puma”, el “Telefónica” finalizaba la quinta etapa de la Volvo Ocean Race, la etapa reina. Una vez más, una llegada de infarto.

Impresionante etapa del “Telefónica” e impresionante el recibimiento de la ciudad de Itajaí a la flota, con más de 25.000 personas coreando el nombre de Joca Signorini, jefe de guardia del barco que patronea Iker Martínez. El vasco declaraba “es increíble. Hay tanta gente… ¡Una agradable sorpresa y un honor! Es un gustazo poder llegar aquí así”.

Una etapa épica

El pasado 18 de marzo, hace 20 días, el “Telefónica” partía de Auckland (Nueva Zelanda). Por delante tenía más de 6.700 millas de la que es la etapa más larga de esta edición de la Volvo Ocean Race y la que en su recorrido contempla el paso el respetado Cabo de Hornos.

Las condiciones fueron muy duras desde el minuto uno, con una ceñida en la que los pantocazos estuvieron más al orden del día que nunca. Como el resto de la flota, el “Telefónica” no estuvo exento de complicaciones, y unos seis días después de salir la tripulación española encontraba una deslaminación en la proa que estuvo intentando reparar durante una semana y ante la cual decidía bajar la velocidad, anteponiendo “cabeza” a “corazón”.

Iker Martínez y su tripulación, cuando ocupaban la tercera plaza, anunciaban unos días más tarde que realizarían una parada técnica sin precedentes: en pleno Cabo de Hornos se encontraron con parte de su equipo de tierra y en 17 horas se reincorporaban a la regata con todas las garantías a 412 millas del líder, “Groupama”.

¿Por qué no soñar con que algo bueno pueda ocurrir?”, escribía el patrón Iker Martínez desde a bordo. Y así fue. A los cinco días, y tras la desafortunada rotura del palo de “Groupama”, la distancia con el barco líder estaba en sólo 53 millas.

Cuando restaban 70 millas a la línea de llegada únicamente dos millas separaban a estadounidenses y españoles, una cifra que llegó a ser de 0,4 millas a menos de una hora de finalizar la etapa.

Ha sido impresionante, nunca hubiésemos pensado que íbamos a alcanzar a los de delante y así ha sido”, decía Iker a su llegada a Itajaí. “Siento mucho lo que le ha pasado a ‘Groupama’, no se lo merecen. Al final hemos alcanzado a ‘Puma’ y casi conseguimos pasarle, pero han sido más rápidos y han ganado. Una merecida victoria, creo que han hecho una etapa espléndida”.

Xabi Fernández, por su parte, reconocía que esta última semana “ha sido una muy buena. Salimos hace casi siete días de Cabo de Hornos con 400 millas de desventaja y hemos llegado aquí que casi pasamos a los primeros, así que muy contentos”.

 

La etapa más dura

Si en una cosa han coincidido todos los tripulantes es que ésta ha sido probablemente la etapa más dura de lo que va de Volvo Ocean Race. “En cuanto a condiciones meteorológicas seguro, quizás no en cuanto a regatear”, apuntaba Jordi Calafat, que añadía entre risas: “Cuando estás en el Pacífico Sur una semana se nota bastante el frío y un mallorquín, como yo, no lo lleva muy bien”.

Iker Martínez afirmaba que “ha sido una etapa durísima para los barcos con condiciones duras, ha habido olas muy grandes en algunos momentos, hemos tenido que navegar pensando en la seguridad de la gente y en la seguridad del barco, pero bueno… la vuelta al mundo es eso”.

 

Joca, de nuevo en casa

A pesar del cansancio, uno de los más contentos a bordo ha sido el brasileño Joca Signoniri que, por fin, volvía a casa. Desde primera hora de la mañana, en el Race Village de la regata no dejaba de oírse su nombre. Sin duda, ha sido el “hombre del día”.

Tres veces ha finalizado una etapa de la Volvo Ocean Race en su país natal, con distinto resultado. Aunque la victoria tendrá que esperar, eso no empañaba la celebración del brasileño: “El recibimiento que nos han dado es increíble. La gente de Itajaí y los organizadores han hecho un gran esfuerzo para que fuese así y se ha visto. Para nosotros ha sido muy especial, como también lo ha sido llegar aquí peleando por la victoria de etapa después de una etapa tan, tan dura”.

 

Más líder

Con la llegada del barco francés “Groupama” y el neozelandes “Camper” a Itajaí, que podrían sumar 20 –el tercer clasificado- ó 15 puntos –el que finalice cuarto-, se cerrará definitivamente la clasificación de una dura etapa en la que barcos y tripulaciones han sufrido lo peor del Océano Sur.

Con este segundo puesto, el “Telefónica” suma 25 puntos más en su casillero que incrementan el total de puntos hasta los 147. Pase lo que pase con “Groupama” y “Camper with Emirates Team New Zealand”, matemáticamente el barco español refuerza un liderato que nacía con el final de la primera etapa de esta edición de la vuelta al mundo, de Alicante a Ciudad del Cabo (Sudáfrica), y que se ha fortalecido con cada una de las siguientes etapas.

Pasado el ecuador de la Volvo Ocean Race 2011-2012, de los 180 puntos disputados hasta la fecha, el “Telefónica” tiene en su haber 146. Por delante, cuatro etapas y cinco regatas costeras más por disputar, o lo que es lo mismo, 150 puntos más en juego.

Éste es un resultado que sin duda va a ser muy importante para el final de la regata”, sentenciaba Iker Martínez.

MÁS DECLARACIONES

Iker Martínez, patrón

La clave ha sido la perseverancia. Desde que salimos la gente en el barco ha estado intentando tenerlo siempre listo y que no se estropee, intentar ir rápido pero a la vez intentar cuidar el barco. Unas veces lo hemos conseguido y otras hemos tenido menos éxito, como cuando se deslaminó el casco. Es difícil saber cuándo te pasas de la raya, y ahí nos pasamos un poquito, pero luego lo pudimos resolver.

El equipo de tierra: increíble. Nos ayudaron en Cabo de Hornos a poder reforzar ese área. Tienen parte del mérito de que estemos segundos aquí. Han hecho un gran esfuerzo y creo que muestra una vez más cómo en la vuelta al mundo el barco es importante, los tripulantes son importantes y el equipo de tierra es fundamental. Todo tiene que funcionar, si te falla una de esas cosas no tienes nada que hacer.

 

CLASIFICACIÓN ETAPA 5

AUCKLAND (NUEVA ZELANDA) – ITAJAÍ (BRASIL): 6.705 millas

6 de abril de 2012

 

1. Puma Ocean Racing (Ken Read). 30 puntos.

2. Team Telefónica (Iker Martínez). 25 puntos.

Groupama sailing team (Franck Cammas), regata en suspenso

Camper with Emirates Team New Zealand (Chris Nicholson), regata en suspenso

Abu Dhabi Ocean Racing (Ian Walker), DNF

Team Sanya (Mike Sanderson), DNF

 

CLASIFICACIÓN GENERAL PROVISIONAL. Volvo Ocean Race 2011-2012.

1. Team Telefónica (Iker Martínez), 147 puntos

2. Puma powered by Berg (Ken Read), 113 puntos

3. Groupama sailing team (Franck Cammas), 107 puntos*

4. Camper with Emirates Team New Zealand (Chris Nicholson), 104 puntos*

5. Abu Dhabi Ocean Racing (Ian Walker), 55 puntos

6. Team Sanya (Mike Sanderson), 25 puntos

 

(*) Pendientes de finalizar la etapa


 


 

 

 


Tel: +34 91-6319190            info@fondear.com 


© Copyright 2012      Fondear, S.L.