e-Magazine       Home         

Art. Barcos

Catálogo Boats

Ocasión

Financiación

Seguros

Megayates

InfoNáutic

Charter

Empresas

Motos Agua

Tienda

Eco-Náutica

Noticias

Regatas

Tablón

Foro

 

2012

 
 

     
 

Etapa de la Volvo Ocean Race - 1ª Rumbo a Lorient

Paul Todd/Volvo Ocean Race

 

El “Telefónica” empieza la penúltima etapa de la Volvo Ocean Race. Iker Martínez: “No vale para nada lamentarse ni pensar en los puntos que hayas podido perder. Ahora empieza la etapa y hay que pelear por los que vienen”

La octava y penúltima etapa de la Volvo Ocean Race está en marcha y ha comenzado en Lisboa, Portugal, a las 14:00 hora española con unos 11 nudos de viento del Noroeste. Por delante, 1.940 millas de navegación hasta la Bretaña francesa y la ciudad de Lorient, con un punto de paso obligado en las islas Azores, concretamente la isla de San Miguel, la mayor del archipiélago y también la más importante.

 

Despedida con acento español

Mucho ambiente en el Race Village lisboeta, más de 200.000 personas lo han visitado todos estos días, para despedir a la flota y también mucho público español: “Hemos tenido mucha afición animándonos aquí en Lisboa, se nota que estamos cerca de España. Se agradece mucho el apoyo de toda la gente que ha venido”, declaraba el alicantino Pepe Ribes.

A la cabeza, la marea de los Telefans: familiares y amigos de varios puntos de España de Antonio “Ñeti” Cuervas-Mons, proa del “Telefónica”, son los que están detrás de este movimiento. “Son fantásticos”, señalaba Iker Martínez desde el pantalán. “Son los que más gritan, los que más cantan, y se les oye el doble. Es una gozada que estén aquí apoyándonos y animándonos. Siempre es bueno”.

Salida desde el Tajo

El comienzo de la octava etapa ha sido en la desembocadura del río Tajo donde los primeros compases de estas casi 2.000 millas han estado definidos por un recorrido que se inició frente a la marina de Pedrouso, pasando por delante la torre de Belém y por debajo del puente 25 de abril hasta prácticamente Lisboa. Ahí, una baliza determinaba el punto en el que debían de nuevo volver hacia el punto de salida para poner rumbo a una boya situada en Cascais.

Ahí, ha sido donde ya los seis Volvo Open 70 han puesto rumbo a mar abierto, con la mente puesta en las Azores.

Pasadas casi cuatro horas desde la salida, los cuatro primeros barcos -“Puma”, “Camper with Emirates Team New Zealand”, “Abu Dhabi” y “Telefónica”- están en un radio de menos de una milla navegando todos a unos 15 nudos de velocidad.

De Lisboa a Lorient, pasando por las Azores

Estas 1.640 millas de navegación hasta Lorient estarán marcadas por el paso obligado de la isla de San Miguel y el anticiclón de las Azores, que se espera que deje a la flota encalmada.

El viento irá calmando gradualmente según nos acerquemos a las Azores, más o menos con el mismo ángulo, hasta que a unas 100 millas de San Miguel habrá calma total, y se producirá una compresión”, apuntaba Xabi Fernández en la base del Team Telefónica en Lisboa.

La flota tendrá que dejar dicha isla a estribor para a continuación poder dirigirse directa a Lorient, una camino en el que se puede esperar cualquier tipo de condiciones, abriéndose el abanico de opciones. “Puede ser que tengamos mucho viento de popa, depende de cómo actúe esa baja que poco a poco se va acercando a Europa… Está muy interesante”, afirmaba el bimedallista olímpico Iker Martínez.

30 puntos por la etapa, 72 hasta el final de la regata

La importancia de esta etapa es notable y todas las tripulaciones lo saben. También el patrón vasco, que ha reconocido momentos antes de soltar amarras que ésta es “una etapa muy importante viendo los puntos de diferencia que hay unos de otros y puede decidir la regata”.

Con el liderato a ocho puntos del “Telefónica” y el máximo perseguidor a seis, Martínez sabe que “hay que conseguir hacer una etapa buena para poder seguir en la pelea y cumplir ese objetivo que teníamos de poder llegar a la última etapa con opciones de ganar la regata”.

Las últimas previsiones apuntan a que la flota podría llegar al puerto final de esta etapa en torno al viernes, día 15 de junio. ¿Quién tendrá el boleto ganador? La respuesta: en Lorient.

 

EL TELEFÓNICA LIDERA LA CARGA HACIA AZORES

Cumplidas las primeras 22 horas de competición, la Etapa 8 ya ha conocido tres líderes. El Telefónica encabeza la carga hacia las Azores desde la pasada medianoche, y esta mañana es el barco más rápido de la flota, con 19,5 nudos de velocidad media en las últimas tres horas. El Groupama, que salía último de Lisboa, ha conseguido escalar hasta la segunda posición, a 2,3 millas del líder y apenas una milla por delante del PUMA. El CAMPER es quinto, a 11,4 millas de la cabeza. La flota ha comenzado a apuntar al este en su aproximación a la isla de San Miguel, que tomarán como baliza de paso antes de poner rumbo a Lorient. El viento ha empezado a bajar de intensidad, y seguirá cayendo a medida que se acercan al anticiclón que provocará un reagrupamiento previsiblemente esta noche. El primero que lo cruce, acelerará con ventaja hacia meta.    

 

COMIENZA EL REAGRUPAMIENTO DE LAS AZORES

La flota ha comenzado a reagruparse a medida que el viento pierde fuelle en la aproximación final a las Azores. En cabeza del pelotón, el Telefónica y el Groupama libran un intenso duelo que ha provocado alternancia de posiciones durante la noche y este mediodía se queda en empate técnico. Por detrás, todos se acercan. Las próximas horas pondrán a prueba la habilidad de las tripulaciones para avanzar sin apenas viento, doblar la isla de San Miguel y posicionarse en la parrilla para salir catapultados por una potente borrasca que los hará volar en el tramo final a Lorient.   

Las dos primeras jornadas de competición de la Etapa 8 han confirmado las prestaciones de Telefónica, Groupama y PUMA en rumbos de través, el esfuerzo del Abu Dhabi y el CAMPER por mantenerse a distancia de ataque, y el intento del Sanya por sorprender con una ruta alternativa. Consumado el rodeo por el sur hacia las Azores, el viento ha caído por debajo de los 10 nudos y el reagrupamiento ha comenzado.    

El reporte de las 12:00h muestra un empate técnico entre el Telefónica y el Groupama al frente de la provisional de la etapa. Ambos se han alternado en cabeza a lo largo de toda la noche, y esta mañana el barco de Franck Cammas ha cruzado la popa del de Iker Martínez para ganar oeste e intentar superarle por sotavento. Ambos se vigilan pensando en la clasificación general, pero no deben perder de vista a sus otros dos rivales en la lucha por el título: el PUMA –que acecha a sólo 1,9 millas– y el CAMPER –que ha reducido su desventaja de 16,4 a 7,9 millas en las últimas nueve horas–.

 

EL TELEFÓNICA, EN SAN MIGUEL Y EN CABEZA HACIA LA BORRASCA

Los seis barcos han superado esta mañana el punto de obligado paso en Azores, y navegan a esta hora directos a la borrasca que los propulsará hacia Lorient con vientos por encima de los 40 nudos. El Telefónica fue el primero en parar el crono en la isla de San Miguel, aunque sólo tres minutos por delante del Groupama y apenas 12 antes que el PUMA. En el reporte de las 12:00h, la ventaja del barco de Iker Martínez sobre el de Franck Cammas se ha ampliado hasta las 3,4 millas. El CAMPER es cuarto, a 10,3 millas del líder. Todos superarán hoy la barrera de las 1.000 millas a Lorient, adonde llegarán el próximo viernes

EL “TELEFÓNICA” BATE EL RÉCORD DE VELOCIDAD DE ESTA ‘VOLVO’ Y SE MANTIENE LÍDER.

560 millas (1.037,12 km) recorridas en 24 horas a falta de un día para llegar a Lorient (Francia), final de la penúltima etapa

Iker Martínez: “La situación a bordo es normal pero tenemos que tener mucho cuidado ya que sólo tenemos un timón y está dañado”

A las 20:00 horas de ayer jueves, día 14 de junio, y tras haber conseguido solucionar la rotura de su timón de estribor, el “Telefónica” recuperaba el liderato de la octava etapa de la Volvo Ocean Race. Pero la decisión más difícil estaba aún pendiente: la última trasluchada hacia Francia: “Aquellos que trasluchasen pronto, tendrían el role al morro en el futuro y pagarían caro el tener que trasluchar más tarde. Aquellos que lo hiciesen tarde podrían tener que navegar con viento muy fuerte y haciendo muchas millas extras”, escribía esta madrugada el patrón Iker Martínez.

Aproximadamente una hora después, el “Telefónica” era el primer barco en trasluchar seguido de “Groupama”. Al frente de la flota y a menos de 300 millas de Lorient, la embarcación española sufría un daño en el timón de babor y una rotura en el timón de respeto, en estribor, por lo que se ha visto obligado a dirigirse a la ciudad francesa a velocidad reducida.

Navegamos sin problemas rumbo a Lorient, a unos 12 nudos de velocidad. La situación a bordo es normal pero tenemos que tener mucho cuidado ya que sólo tenemos un timón y está dañado. Afortunadamente el timón que podemos utilizar es el de babor, el que nos hace falta para poder navegar hacia Lorient amurados a estribor”, eran las primeras palabras de Iker Martínez tras el incidente.

El daño en el timón de babor y la rotura del de estribor se ha producido en la bajada de una ola, “lo más raro es que en ese momento navegábamos con un aparejo muy seguro”, describe Martínez. “Había de 30 a 40 nudos de viento y habíamos decidido pasar la noche con un foque pequeño en la proa y la mayor arriba, algo no especialmente rápido pero muy seguro con condiciones duras. Sin un timón, bajar la mayor ha sido una aventura y en el proceso los sables de ésta se han roto… Más complicaciones...”

 

EL GROUPAMA GANA LA ETAPA 8 Y CONFIRMA SU CANDIDATURA AL TÍTULO

Ian Roman/Volvo Ocean Race

Groupama sailing team ha logrado la victoria en la Etapa 8 y da un paso de gigante hacia el título de la Volvo Ocean Race 2011-12 a falta de dos regatas in-port y una etapa oceánica por disputar. Su principal rival en la lucha por la general, Team Telefónica, navega hacia la meta a velocidad reducida tras sufrir anoche la rotura de sus timones cuando lideraba la prueba, y lucha a esta hora por la quinta plaza. CAMPER con Emirates Team New Zealand ha firmado un magnífico segundo puesto, imponiéndose en el sprint final a PUMA Ocean Racing powered by BERG.

El Groupama de Franck Cammas ha logrado la victoria de la Etapa 8 tras cruzar la línea de meta en el puerto francés de Lorient a las 13:31h (hora peninsular española) de hoy, viernes, después de 4 días, 23 horas, 31 minutos y 04 segundos de competición desde Lisboa. Groupama sailing team suma 30 puntos a su casillero que confirman su candidatura al título de la Volvo Ocean Race 2011-12.

El Groupama completó las últimas 300 millas de la etapa bajo unas violentas condiciones pero liberado de la presión que hasta la pasada medianoche sufrió por parte del Telefónica. Los barcos de Franck Cammas e Iker Martínez protagonizaron un intenso duelo por la primera posición hasta que la rotura de un timón y la avería en otro dejaban al Telefónica fuera de la lucha por el triunfo.

El CAMPER, segundo
Desde ese momento, la amenaza más directa para el Groupama pasó a ser el trío formado por el CAMPER, el PUMA y el Abu Dhabi, enzarzados en una encarnizada batalla a cerca de 20 millas por popa. Pero Chris Nicholson, Ken Read e Ian Walker ya no podrían acercarse a Franck Cammas, centrándose en la lucha por los otros dos puestos del podio. Tras apostar por una ruta al norte y a sotavento de sus rivales, el CAMPER lograba finalmente la segunda posición, cruzando la línea de meta a las 14:30h. Apenas 13 minutos más tarde, el PUMA firmaba la tercera plaza. A las 16:17h, el Abu Dhabi completaba el recorrido en cuarta posición.

El líder, más líder
A la espera de conocer la posición final del Telefónica, la distribución de puntos de la Etapa 8 confirma la sólida primera posición de Groupama sailing team, ahora con 219 puntos. PUMA Ocean Racing powered by BERG asciende a la segunda plaza, con 196 puntos, seguido a sólo cinco por CAMPER con Emirates Team New Zealand (191). Los actuales 181 puntos de Team Telefónica otorgan especial importancia a la posibilidad de finalizar por delante de Team Sanya; en caso de lograrlo, el equipo de Iker Martínez sumaría 10 puntos que le permitirían ascender a la tercera posición, empatado con el CAMPER. Si finaliza sexto, y suma cinco puntos, pasará a ocupar la cuarta plaza.  

Corta pero violenta
Pese a ser la más corta hasta la fecha, la Etapa 8 ha resultado dramática. Vientos sostenidos de más de 40 nudos y rachas cercanas a los 50, combinados con olas de más de cuatro metros, han recordado a las tripulaciones que el Atlántico no tiene nada que envidiar al Pacífico Sur cuando se trata de condiciones violentas. Desde a bordo no han dejado de llegar testimonios de tripulantes barridos de cubierta o lanzados contra literas, y roturas de todo tipo.

La peor parte se la ha llevado el Telefónica. Al filo de las 14:00h de ayer, el barco de Iker Martínez reventaba su timón de estribor cuando lideraba la flota a falta de poco menos de 500 millas para completar la Etapa 8. Tras montar el de repuesto en unas duras condiciones de viento y mar, regresaba a velocidad de crucero. Había perdido dos posiciones. En el reporte de las 20:00h, conseguía recuperar el liderato tras superar al Groupama, con el que iniciaba un intenso duelo por la victoria. Poco antes de las 22:00h, era el primero en trasluchar rumbo a Lorient, seguido casi inmediatamente por su archirrival. Soplaban “entre 40 y 45 nudos, con olas enormes”, según el capitán del barco, Pepe Ribes. Alrededor de la medianoche, el timón sustituido se rompía provocando una violenta trasluchada que dañaba el otro. A partir de ese momento, el equipo pasaba a modo supervivencia, navegando sólo con una vela en proa y el objetivo de alcanzar Lorient sin más percances.

Otra consecuencia de la borrasca que esperaba a la flota en el tramo final a Francia fue la consecución de un nuevo récord de distancia recorrida en 24 horas. CAMPER con Emirates Team New Zealand ha establecido una nueva marca de 565,824 millas, y se erige como máximo candidato a llevarse el premio IWC Schaffhausen Speed Record Challenge de esta edición.

La próxima cita de la flota con la competición es la regata in-port de Lorient, el próximo 30 de junio. Al día siguiente, 1 de julio, iniciarán la última etapa de esta edición, de 485 millas entre el puerto francés y el irlandés de Galway.

Parte de posiciones – Etapa 8 – Día 6 (15 de junio, 16:30h):
1. Groupama sailing team, FIN – 4d, 23h, 31m, 02s
2. CAMPER con Emirates Team New Zealand, FIN – 5d, 00h, 30m, 09s
3. PUMA Ocean Racing powered by BERG, FIN – 5d, 00h, 43m, 04s
4. Abu Dhabi Ocean Racing, FIN - 5d, 02h, 17m, 25s
5. Team Telefónica, a 84,6 Nm de Lorient*
6. Team Sanya, +108,0
(* 1 Nm, milla náutica = 1,852 km)

Clasificación general provisional Volvo Ocean Race 2011-12:
1. Groupama sailing team, 219 puntos
2. PUMA Ocean Racing powered by BERG, 196
3. CAMPER con Emirates Team New Zealand, 191
4. Team Telefónica, 181*
5. Abu Dhabi Ocean Racing, 122
6. Team Sanya, 32*
(* Pendientes de finalizar la Etapa 8)

Declaraciones desde a bordo:

Iker Martínez, patrón de Team Telefónica:
“Hemos dado el cien por cien, y tras solventar la situación difícil de romper el primer timón y repararlo, conseguimos estar de nuevo en la lucha. Pero la rotura del timón de respeto provocó que nos fuéramos de trasluchada y dañásemos también el timón de babor. Dentro de la tristeza, estoy contento por no haber sufrido más daños, ya que en ese accidente podríamos haber tirado el palo abajo o alguien podría haberse hecho daño. Lo más raro es que en ese momento navegábamos con un aparejo muy seguro. Teníamos de 30 a 40 nudos de viento, y habíamos decidido pasar la noche con un foque pequeño en la proa y la mayor arriba, algo no especialmente rápido pero muy seguro con condiciones duras. Afortunadamente, el timón que podemos utilizar es el de babor, el que nos hace falta para poder navegar hacia Lorient amurados a estribor”.

Chris Nicholson, patrón de CAMPER con Emirates Team New Zealand:
“Cuando te encuentras en 45-50 nudos de viento, simplemente tratas de atravesar esa situación de una pieza; te olvidas de los resultados, sólo intentas pasar la noche, y nosotros lo hicimos con buena velocidad. Anoche tuvimos un par de momentos en los que íbamos a 38 nudos de velocidad bajando olas en la oscuridad más absoluta; eso no está bien. Hay que reconocer que el Groupama está en una buena posición; tienen un programa impresionante, magnífica velocidad y buena táctica”.   

Franck Cammas, patrón de Groupama sailing team:
“Es una sensación magnífica. Ha sido muy duro, fue una etapa corta pero muy dura. La pasada noche fue difícil para todos, y para nosotros también. Tomamos muchos riesgos, pero al final mereció la pena. Hace 10 meses esto era un sueño, y ahora lo estamos haciendo realidad. La clave ha estado en el trimado del barco, en no dormir y en confiar en nuestro barco y en nuestras prestaciones. Creo que el Groupama es muy bueno en las condiciones que hemos tenido en esta etapa”.   

Ken Read, patrón de PUMA Ocean Racing powered by BERG:
“Terceros en esta etapa. De nuevo en el podio. Comienza a ser una situación familiar. Pero a estas alturas, no es suficiente. Hemos perdido más puntos respecto al líder, y no estamos contentos. Pero no podemos decir que haya sido culpa nuestra. El Groupama es rápido, así de simple; y el CAMPER también, especialmente de ceñida y de popa. Todavía no estamos matemáticamente fuera de la lucha por el título, pero nos lo hemos complicado un poco”.   

Ian Walker, patrón de Abu Dhabi Ocean Racing:
“¡Menuda regata épica! No sé por dónde empezar. Tal vez por historias de gente barrida del timón, o por semejante cantidad de agua en cubierta que resultaba imposible distinguir qué era barco y qué era mar, o por la historia de seis barcos compitiendo al máximo en condiciones en las que nadie en su sano juicio saldría al mar. Si el Groupama logra llegar primero a Lorient, para mí se merecerán tanto la victoria en esta etapa como en la general”.
 

Iker Martínez habla de la situación actual a bordo del "Telefónica" y de lo sucedido en las últimas horas

María Muiña/Telefónica Team

 

El patrón Iker Martínez nos da una actualización de la situación actual a bordo del "Telefónica" y explica lo sucedido en las últimas 24 horas.
 
(Sobre la primera rotura timón, el jueves día 14 sobre las 14.00 hora española)
Hoy hemos tenido un día y una noche complicada para el “Telefónica”. Hemos sufrido la rotura del timón. En primer lugar rompimos el timón de estribor. Normalmente, cuando el timón se rompe, se rompe por una colisión, suele ser lo más habitual. Se rompe la parte de abajo, la parte de la pala que está en el agua y hay que cambiarlo.
 
Cambiar esta pieza tiene sus complicaciones porque una vez que salga la pieza queda un agujero libre en el casco, con lo cual hay que tener mucho cuidado porque podría empezar a entrar agua y podrías tener una situación muy complicada.
 
Cuando se rompió el timón, obviamente perdimos el control y nos fuimos de orzada. Lo que hicimos fue bajar las velas, ponernos de la otra amura y sacar esta pieza. Dándole golpes hacia abajo conseguimos sacar la pieza que quedaba, la pieza rota y relativamente pequeña, y luego volvimos a meter el timón de repuesto que llevábamos a bordo también en una maniobra nada sencilla. El timón se fue para fuera, un tripulante colgado con un arnés estuvo por fuera y conseguimos tirar para arriba y volver a meter el nuevo timón.
 
Una vez que teníamos el nuevo timón ya pudimos navegar normalmente y pudimos recuperar esas plazas que habíamos perdido. Pasamos de ir primeros a ir cuartos y luego volvimos a ir hacia delante y pudimos alcanzarles y pasarles y volvimos a liderar.
 
Al final de la etapa, cuando quedaba una decisión importante, que era una trasluchada, conseguimos trasluchar.
 
(Sobre la rotura durante la noche)
Haciendo ya rumbo directo hacia Lorient, a falta de 350 millas, volvimos a romper el mismo timón. Al romperse este timón perdimos el control, y como en esta ocasión era el timón de barlovento pues el barco se fue de arribada y tuvimos una situación también complicada. Tuvimos que arriar las velas, y cuando ya conseguimos tener el control de la situación volvimos a poner rumbo a Francia, rumbo a Lorient.
 
(Sobre la situación actual a bordo)
Ahora estamos navegando sólo con el timón del otro lado; afortunadamente el casco ha quedado cerrado y entonces no entra agua y tenemos la suerte de seguir teniendo ese timón para poder navegar a babor, con la complicación de que también está dañado y no podemos ir al cien por cien de velocidad. Con lo cual, en relación a los demás competidores es imposible ir tan rápido como ellos.
 
Conclusión: dos timones rotos en seis horas y uno dañado. Lo peor de todo es que aquí nos estábamos jugando la regata y nuestras opciones son prácticamente nulas ya, así que bueno. Un día duro, un día complicado. Obviamente no estamos contentos, ni mucho menos, y ahora a ver si conseguimos llegar sin perder este timón para poder tener control, para que el barco llegue en buen estado al puerto y para que los tripulantes también lleguen en buen estado.
 
Estamos todos bien, todo va bien, pero no es un sitio agradable para estar con problemas, esperemos llegar a Bretaña rápido. Estamos ahora a 120 millas, no son muchas. A ver si podemos tener buena ruta, llegar y que todos lleguemos bien y todos lleguemos sanos y salvos, que es el primer objetivo antes de ganar la regata y más ahora que no podemos ganarla. Hay que tener cuidado y hay que ir todos para casa.
 
Es obvio que el que se queda en casa no se puede equivocar y no le pueden salir mal las cosas. Aquí estamos y desafortunadamente no están yendo como nos gustaría, así que un abrazo y espero que pronto podamos estar en tierra tranquilos y podamos analizar un poco mejor todo lo que ha ocurrid

Si algo caracteriza al patrón Iker Martínez, es su honestidad. Repasamos con él los puntos clave de la pasada etapa, entre Lisboa y Lorient, 1.940 millas que marcan un antes y un después en la Volvo Ocean Race 2011-2012. Un punto de inflexión de una regata que todavía no ha terminado y en la que el equipo español mantendrá su espíritu de lucha hasta el final. 

 

Salieron de Lisboa con el cuchillo entre los dientes…

La etapa ocho era una etapa importante para nosotros. Ya en Europa, había que pelear por el resultado final. Teníamos que conseguir estar cerca de “Groupama”, nuestra idea era estar con ellos y hacer todo lo posible por ganarles para llegar aquí casi en igualdad de puntos y poder pelear en la última etapa la competición por la victoria final.

¿Qué condiciones esperaban para la etapa y cómo de acertadas fueron sus previsiones?

Ésta era una etapa que teníamos que navegar a tope, rápido. Vimos desde el principio que los partes meteorológicos, siendo una etapa tan corta, eran bastante aproximados. Nos daban un comienzo de etapa con rumbos de través relativamente rápidos, probablemente en algunas condiciones en las que “Groupama” va bastante bien. Luego había que pasar una zona de poco viento, las Azores, y un final con vientos duros. Siempre quisimos estar delante en Azores porque pensamos que quien estuviese delante ahí tendría una gran ventaja y así fue.

De nuevo, una dura pelea con “Groupama”…

Durante esta etapa, durante toda la regata, hemos tenido una pelea intensa con “Groupama”. Tiene una tripulación que obviamente sabe muy bien cómo navegar en el océano y un barco que ha demostrado ser muy rápido. Hemos tenido momentos muy bonitos en una pelea cerrada con “Groupama”. He disfrutado mucho navegando contra ellos porque somos todos latinos y es más fácil llevarnos bien. Entre nosotros nos tenemos mucho respeto.

¿Cuál fue uno de los momentos más complicados de la etapa a nivel de estrategia?

Cuándo afrontar la virada para poder pasar Azores. Sabíamos que era muy probable que el viento rolase mucho a la izquierda, pero ese cambio de dirección no llegaba. Estábamos en una zona de muy poquito viento y el que virase muy temprano podía llegar a un sitio con muy poca presión, mientras que aquel que virase muy tarde podía hacer muchas más millas. Nosotros lo hicimos cuando creíamos que era el momento conveniente y fue todo un éxito porque conseguimos volver a pasar a “Groupama” y, sobre todo, salir delante de Azores, que siempre pensamos que sería esa gran ventaja y luego así lo fue.

Pasadas las Azores comenzó el mal tiempo. Hemos visto imágenes que cortan la respiración, con mucha agua en cubierta y olas muy grandes, ¿nada que envidiar al océano Sur?

Llegó un momento en el que las condiciones ya eran bastante duras, sobre todo hubo un cambio en las olas, pasando éstas a ser bastante grandes por lo que todo se complica un poco, pero íbamos todos navegando con velas de popa relativamente pequeñas. Nuestro barco iba realmente bien, te permite ir rápido, la sensación siempre ha sido de seguridad. Luego, el Golfo de Vizcaya es un sitio complicado en el que a veces hay condiciones muy duras. Tanto “Groupama” como nosotros estábamos en un lugar y condiciones conocidas, y tal vez por eso teníamos también una pequeña ventaja para poder ir más rápido que los demás. Las olas eran grandes, había mucho viento, pero siempre te da un poco de confianza estar en un sitio donde has entrenado y has visto esas condiciones muchas veces, tal vez por eso nos encontrábamos más o menos a gusto.

Y de repente se rompió un timón, ¿qué fue exactamente lo que sucedió?

Era algo que a mí no me había ocurrido nunca, y a casi todos los que estábamos en el barco tampoco. Se rompió el timón de sotavento y el barco siguió recto y nos acabamos yendo de orzada. Bajamos las velas, trasluchamos, escoramos mucho el barco, sacamos la pieza que quedaba del timón roto y preparamos el sistema para meter el timón de respeto. Volver a navegar después de haber tenido ese jaleo siempre cuesta un poco, pero creo que nos volvimos a poner al cien por cien rápidamente. Teníamos mucha regata por delante, olvidamos por completo todo el lío que habíamos tenido y nos enfocamos otra vez en la regata.

¿Cómo lograron volver a liderar la regata?

Lo que creo que ocurrió en realidad es que después de romper el timón navegamos normal y los otros barcos pasaron a navegar en un modo demasiado conservador. Nosotros navegamos el barco como había que hacerlo en esas condiciones, simplemente les cogimos y les pasamos sin asumir muchos riesgos. Íbamos navegando normal en condiciones de viento muy duro y realmente estábamos yendo mucho más rápido que los demás, así que no entendíamos muy bien qué estaba ocurriendo, pero ahí seguimos.

Otro de los momentos cruciales de la etapa, a nivel táctico, era en qué momento trasluchar para poner ya rumbo a Lorient. Ustedes fueron los primeros en hacerlo ¿cómo y por qué tomaron esa decisión?

Era una opción táctica muy difícil. Nosotros tomamos nuestra decisión, trasluchamos donde creímos que había que hacerlo y “Groupama” obviamente volvió a hacer lo que tenía que hacer: trasluchar con nosotros, y ahí seguimos navegando de popa amurados a estribor rumbo a Lorient y ya sólo quedaba una noche de navegación. Ahí ya pasamos a jugarnos la etapa y la regata con “Groupama”. Sabíamos que era así y por eso pusimos tanto hincapié en ir rápidos pero en no estropear nada.

Después sucedió la rotura del segundo timón…

Sí, estábamos navegando con el barco muy plano para ir bajos, no tener problemas. En ese momento un timón se rompió y al perder el de barlovento perdimos el control del barco por completo y luego con el tiempo éste se acabó yendo de arribada. La primera vez que se rompió el timón yo llevaba el barco, la segunda vez era Neal y realmente no pudo hacer nada por evitarlo, simplemente el barco va a donde quiere ir. Es una situación un poco brusca. El barco estaba totalmente girado con el mástil tocando el agua, pero creo que todos reaccionamos muy bien y afortunadamente nadie sufría ningún peligro.

¿Cómo reaccionaron a partir de ese momento?

Cuando conseguimos arribar, bajar las velas, trasluchar y ponernos a hacer rumbo a Lorient otra vez pues habrían pasado unas dos horas. Ahí tuvimos que decidir el ir bastante más tranquilos porque sólo nos quedaba un timón y porque parecía que el que nos quedaba también había sufrido daños. Perder la timonería por completo en ese lugar podría ser muy arriesgado y no estábamos dispuestos a tomar el riesgo por las personas. Tuvimos que ir un poco más tranquilos y pensar que la llegada hacía Lorient sería un poco más de crucero. Era básicamente la única solución que podíamos tomar y así lo hicimos.

¿Cómo se vive a bordo, sobre todo a nivel psicológico, este cambio de objetivos en la etapa?

Cuando tomamos la decisión de que iríamos tranquilos hacia Lorient, todos teníamos clarísimo que nuestras opciones a la victoria en esta etapa, en esta regata, se habían acabado, a no ser que “Groupama” tuviese un problema desde ese momento y hasta la llegada. No fue un momento agradable, pero creo que todo el mundo estaba por un lado enfadado y por otro lado tranquilo porque todos hemos intentado hacerlo lo mejor posible y hay ciertas cosas contra las que no puedes hacer mucho. Todo lo que ha pasado ha sido algo que no podíamos controlar, a veces las cosas salen y a veces no. En ese momento estábamos todos navegando, había tres barcos que estábamos relativamente cerca y los tres teníamos timones similares; le podía haber ocurrido a otro probablemente, pero no fue así. El deporte es así y hay que admitirlo.

Quedan dos regatas costeras y una etapa, ¿cuál es el planteamiento de su equipo de cara al final?

Nosotros nunca planteamos esta regata para poder ser segundos sino para poder  ganarla. Lo importante ahora es hacer las cosas lo mejor posible, acabar esta regata con un buen sabor de boca y con esa sensación que tenemos hoy de haber hecho lo máximo posible. Para nosotros ahora mismo no es importante el quedar terceros en vez de cuartos o segundos en vez de terceros… Cuanta mejor posición tengas más contento estarás, pero lo importante es acabar diciendo “hemos hecho todo lo que hemos podido, y si no hemos ganado la regata ha sido porque las cosas no han salido, no porque no lo hayamos intentado”.

 


 

 

 


Tel: +34 91-6319190            info@fondear.com 


© Copyright 2012      Fondear, S.L.